Gánate tus herramientas

Mi afición por la fotografía comenzó a los nueve años cuando hice mi primera comunión. Mi padre me regaló una cámara que había sido suya. La “maquina” en cuestión era una especie de caja marrón de baquelita con un objetivo muy rudimentario, por dentro, cuando no tenía puesta la película era un poco decepcionante, estaba totalmente hueca, no entendía donde estaba allí la magia.

Semana Santa de Sevilla, una de mis primeras fotosEl primer carrete que tiré estuvo dedicado a los muebles de mi casa, a un pato que vivía con nosotros, a mis padres y mis hermanas, pero fue un completo desastre porque la curiosidad me llevo a abrir la maquina antes de terminar el carrete y velé todas las fotos. El segundo se lo dediqué a la semana santa sevillana y salió bastante bien. Para aquella cámara y para aquel fotógrafo de pacotilla fue un gran logro.

Muchos años después pude disfrutar de una máquina de mucha más calidad: una Yashica 2000, era una joya. Podía controlar a mi antojo la apertura de diafragma, la profundidad de campo y regular el enfoque. Poco después aprendí a revelar y positivar, más tarde tuve una Canon 1000 EOS con enfoque automático, rebobinado eléctrico, modos programables y mil cosas más. En la actualidad tengo una Canon digital que es una maravilla, es una máquina de precio medio, que creo que va más o menos acorde con el tipo de fotógrafo que soy: un aficionado del montón que lleva 20 años haciendo fotos del montón pero pasables.

yashica-fx-3-super-2000Cuando alguien me pregunta que cámara debe comprar para iniciarse en la fotografía siempre le digo lo mismo: la más barata que puedas encontrar, y si es de segunda mano mejor (siempre que funcione)  y que reuna ciertas características que te permitan aprender lo que es realmente la fotografía: control del enfoque, control de la exposición, abertura de diafragma, encuadre, tema, ritmo, color, etc.

Y es que cada vez estoy más convencido de que las herramientas hay que fabricárselas o ganárselas (también hice una cámara con una caja de zapatos y funcionaba). Si te inicias en cualquier afición no pretendas avanzar o acortar camino a base de dinero. Si te da por el ciclismo compra una bici sencilla de segunda mano, si es por el pádel compra la paleta más barata que haya o pídela prestada, si se trata de la fotografía puedes mirar cámaras usadas aquí, etc.

Ni la bicicleta,  ni la pala, ni la cámara, te van a convertir en mejor ciclista, jugador de pádel o fotógrafo. Lo importante es el esfuerzo y la ilusión que tu pongas, y que realmente te guste la afición que has escogido. Y a medida que vayas mejorando podrás premiarte e ilusionarte con una bici un poco más buena, una pala o unas zapatillas más profesionales o una cámara con mejor óptica y prestaciones que en ese momento si podrás apreciar.

No más trabajo a contra reloj

Desde pequeño me han gustado los barcos de vela, pero, empezaron a resultarme fascinantes cuando descubrí que un velero no sólo es capaz de navegar con viento a favor, también puede hacerlo con viento de lado e incluso en contra. Las velas atrapan el viento, lo engañan , lo envían hacia otro lado y en esa triquiñuela consiguen que la nave avance. Por desgracia me mareo con mucha facilidad, así que mis historias de lobo de mar terminan ahí.

Desde hace un tiempo no obstante estoy disfrutando de una experiencia similar a la de navegar contra el viento: ¡puedo trabajar más en menos tiempo! He conseguido poner el reloj a mi favor usando una sencilla triquiñuela. Y el caso es que había oído hablar antes de ella, pero no le presté mucha atención por parecerme demasiado simple.

La “Técnica Pomodoro” es un sistema de productividad en el que debes enfocarte al máximo durante 25 minutos a una actividad concreta, y cuando el tiempo termina, tomas un descanso de 5 minutos. Esos 25 minutos son llamados un ‘’pomodoro’’ (tomate en italiano). Según su autor un pomodoro es indivisible, es decir, 25 minutos para una sola actividad que no puedes abandonar hasta que estos no acaben.

Este sistema te enseña a trabajar con el tiempo a tu favor, eliminando esa sensación de agotamiento al final del día,  gracias a lo descansos entre pomodoros. Su simpático nombre le viene de un reloj de cocina, de esos con forma de tomate que utilizaba el inventor de esta técnica, Francisco Cirilo, para marcar sus tiempos de trabajo y descanso.

Reloj de cocina en forma de tomate

Veamos como se trabaja con “pomodoros”.

Primero divides tu horario de trabajo en pomodoros. Por cada pomodoro haces un descanso de 5 minutos, y al cabo de 4 pomodoros haces un descanso de 15 minutos. Después realizas un plan de las tareas que tienes que hacer dándole a cada una los pomodoros que creas necesarios para realizarlas.

Es muy importante que cuando estas realizando un pomodoro no haya nada que te distraiga. Es una buena idea tener al lado una libretita y cualquier cosa que se te ocurra que debas acordarte de hacer la apuntas en la libreta para hacerla en un descanso o cuando termines tu jornada de trabajo.

Si viene alguien a interrumpirte le dices que lo atiendes en unos minutos. Si en algún momento surge una crisis inaplazable, se modifica el planning de pomodoros y se comienza de nuevo.

Pero este sistema no solo sirve para trabajar. También es una técnica muy útil para los estudios ya que si por ejemplo tienes que estudiar varias asignaturas, divides la tarde en pomodoros, dedicándole algunos pomodoros a cada asignatura, haciendo mucho mas eficiente tu trabajo.

Curiosamente he redescubierto esta técnica casi de carámbola, me habían encargado un trabajo y estaba buscando información sobre las escuelas de Guanajuato, en Méjico, y resulta que en varias de ellas han implantando este sistema con éxito desde hace un par de años.

Aunque parezca un poco estricta e inflexible al principio, es una técnica que realmente funciona ya que al estar esos 25 minutos en absoluta concentración aprovechas el tiempo al máximo. En los estudios y ensayos que se han hecho con este sistema se ha observado que, en general,  nuestro cerebro no puede mantenerse enfocado en una sola cosa durante mucho tiempo por lo que normalmente aunque estemos horas y horas seguidas trabajando, finalmente se pierde mas de la tercera parte del tiempo dedicado.

En un próximo artículo os hablaré de los recursos que podéis consultar para saber más sobre la técnica y de las aplicaciones disponibles para móviles y computadores.

Cosas que trajo el eter(net)

Atardecer en Olivares

Fotografía: Inma Ruiz

Fotografía: Inma Ruiz

Positiblog: Timeboxing

http://www.positiblog.com/2011/01/timeboxing/

El timeboxing es una técnica de productividad que consiste en fijar el tiempo máximo que vamos a dedicar a realizar una tarea en particular. Es muy conocida en el ámbito de gestión de proyectos software, y es perfectamente aplicable y efectiva en el ámbito personal para sacar más partido al día a día.

favoritos_de_la_fortunaLeyendo “Favoritos de la fortuna” de Colleen McCullough

“La prudencia no era una virtud vinculada a la nobleza romana; los nobles romanos eran demasiado políticos para ser prudentes. Todo era cosa del momento y se veía en una perspectiva a corto plazo.”

Comprar en Amazon

readmillReadmill

Aplicación para leer libros digitales en teléfonos y tabletas. Sencilla, potente y social: Readmill

David Rey: Una sociedad sin valores

http://funkziuni.wordpress.com/2013/09/23/una-sociedad-sin-valores/

…siento que estoy inmerso en una sociedad que, como decía, tolera comportamientos inadecuados. Una sociedad sin principios se merece unos gobernantes sin principios y, en algunos casos, eso es lo que tenemos. Cada vez estoy más convencido… nos merecemos lo que tenemos. Y es penoso.

Suscribo muchas de las cosas que dice David en este artículo y le felicito por no morderse la lengua y compartir lo que piensa. No obstante discrepo con la tesis principal. Creo que el ser humano en su conjunto, y cualquier pueblo en concreto, merece mucho más de lo que llevamos padeciendo mucho tiempo. Si de alguna manera se pudiera medir creo que la cantidad de bondad en el mundo supera con creces a la maldad. El problema está en la asimetría que hay entre ambas fuerzas, y en la desidia a la que nos empujan los propios malvados (sin demasiado esfuerzo por su parte).

Lo que me preocupa de todo esto es la conclusión que pudiera sacarse: si tenemos lo que nos merecemos, pues hay que conformarse con el castigo que nos ha caído.

Y aquí seguro que estarás de acuerdo conmigo: tenemos que despertar, luchar, recuperar la libertad y sacudirnos este yugo. Nuestra especie, nuestro planeta, la vida, la vida inteligente merece algo mucho mejor.

“Si un traidor puede más que unos cuantos, que esos cuantos no lo olviden fácilmente”

Artículo: Scaling agile at Spotify

Descargar artículo en PDF

To promote learning and innovation, each squad is encouraged to spend roughly 10% of their time on “hack days”. During hack days people do whatever they want, typicaly trying out new ideas and sharing with their buddies. Some teams do 1 hack day every second week, others save up for a whole “hack week”. Hack days are not only fun, they are also a great way to stay up-to-date with new tools and techniques and sometimes lead to important product innovations!

A los que quieran iniciarse en métodos ágiles de desarrollo les recomiendo esta serie de vídeos: http://www.autumnofagile.net/

Entrevista en “Viaje al centro de la noche”

El domingo me entrevistaron en el programa “Viaje al centro de la noche” de RNE sobre la Enciclopedia Libre Universal en Español un proyecto que fundamos un grupo de wikipedistas descontentos en el año 2002 y que, en la actualidad, recibe un millón de visitas mensuales.

Intentar organizar los contenidos de una enciclopedia te hace estremecerte ante el tamaño de lo que sabemos, pero, sobre todo, de lo que no sabemos.

Daría todo lo que sé por saber la mitad de lo que no sé.
René Descartes

Libro: Just Enough Research – Erika Hall

http://www.abookapart.com/products/just-enough-research

Una buen trabajo de investigación va de hacerse más y mejores preguntas, y de pensar críticamente en las respuestas. Es algo que cada miembro de tu equipo debería hacer, y que todos pueden aprender, rápidamente. Y cuando se hace bien, te hará ahorrar tiempo y dinero reduciendo factores desconocidos, creando una base sólida para construir la solución correcta, de la manera más efectiva.

“In Just Enough Research, co-founder of Mule Design Erika Hall distills her experience into a brief cookbook of research methods. Learn how to discover your competitive advantages, spot your own blind spots and biases, understand and harness your findings, and why you should never, ever hold a focus group. You’ll start doing good research faster than you can plan your next pitch.”

Cuatro prácticas Agile imprescindibles para emprendedores

Mario López de Ávila: Nodos en la red

http://nodos.typepad.com/nodos_prime/2013/05/cuatro-pr%C3%A1cticas-agile-imprescindibles-para-emprendedores.html

  1. Entorno comunicante
  2. Daily Stand Ups
  3. Agile Retrospectives
  4. Trabajar a un ritmo constante en el tiempo

La tarde

La luz que en tus ojos arde
si los abres amanece
cuando los cierras parece
que va muriendo la tarde.

Las penas que me maltratan
son tantas que se atropellan
y como de matarme tratan
se agolpan unas a otras y por eso
no me matan.

Sindo Garay

Tratos, trueques y anuncios clasificados

Hace unos días he tenido la oportunidad de comprobar la extraordinaria potencia que puede tener el uso de la red en los tratos comerciales. Y la verdad es que he quedado gratamente impresionado.

Tras 65 años trabajando como impresor independiente, mi padre ha decidido dejar el oficio, y ha puesto a la venta la maquinaria y las herramientas del taller. Como sabe que me manejo en “eso de internet” me ha encargado poner anuncios en dos o tres páginas web que se dedican al cambalache.

El resultado hasta el momento está siendo un éxito, pues no sólo han visitado los anuncios cientos de personas, sino que muchas de ellas se han puesto en contacto con nosotros y hemos empezado a cerrar los primeros tratos. Es una empresa algo dolorosa, pues he pasado muchas tardes de verano echando una mano en el trabajo, aprendiendo a componer e incluso manejando la minerva para imprimir, casi a mano, tarjetas, estampas y sobres.

Pero con gran alegría he descubierto que el trato directo, aunque sea virtual en este caso, humaniza lo que podría haber sido un expolio. He intercambiado mensajes con personas que aprecian el oficio, que saben y valoran lo que están comprando, y que seguirán tratando el “instrumental” con el mismo cariño que mi padre lo ha hecho durante toda su vida. Tal ha sido el grado de confianza que alguno de ellos incluso ha puesto el precio, o hemos regateado un poco al estilo de un zoco marroquí. Hasta se han ofrecido, de manera desinteresada, a ayudarnos a vender el resto del material.

Internet hace posibles que vendedores y compradores traten sin intermediarios, creando cadenas de intercambio en las que todos pueden salir ganando sin la intervención de actores secundarios que en estas circunstancias no tienen nada que aportar. Algo expresado de forma simpática en este vídeo de una web de anuncios en República Dominicana

¿Quién inventó el bolígrafo?

Publicidad del primer bolígrafo

Boligrafo marca Birome, el primer boligrafo comercial

Ladislao Biró, era un húngaro de carácter inquieto que saltaba sin problema de un trabajo a otro(aduanero, vendedor a domicilio, escultor, pintor, corredor de automóviles, hipnotizador, periodista) y en sus ratos libres se dedicaba a los inventos.

Cuando Ladislao tuvo la idea del invento que lo haría famoso, el bolígrafo, ya había inventado la lapicera fuente, una máquina para lavar ropa, un sistema de cambios automático en los autos y un vehículo electromagnético. La historia cuenta que estaba molesto por los trastornos que le ocasionaba su pluma fuente cuando esta se le atascaba en medio de un reportaje y que obtuvo la idea de su creación observando a unos niños mientras jugaban en la calle con bolitas. En algún momento una de ellas atravesó un charco y al salir de este siguió trazando una línea de agua sobre la superficie seca de la calle. La dificultad de trasladar ese mecanismo a un instrumento de escritura residía entonces en la imposibilidad para desarrollar esferas de un tamaño suficientemente pequeño.

En 1943 salió de Hungría huyendo de los nazis y se instaló en Argentina, en un garaje de Buenos Aires montó su fábrica de bolígrafos con otro socio húngaro.

Entre muchos inventos más Ladislao inventó un perfumero basado en el mismo mecanismo que el bolígrafo, en el que finalmente se inspiraron los fabricantes del desodorante roll-on.

Por si aún no habéis caído en la cuenta el nombre de bolígrafo viene de “bolita” y “grafía” (escritura).

Enlaces relacionados