Las mejores ciudades para estudiar en Europa estudios de grado y posgrado

Universidad París-Sorbonne

Quien me iba a decir hace apenas diez años que mis dos hijas, apenas iniciadas en la escuela, iban a estar a estas alturas planteándose estudios universitarios, becas Erasmus e incluso estudios de posgrado. La verdad es que todo esto me ha pillado por sorpresa.

Vivimos cerca de una ciudad, Sevilla, con una oferta universitaria bastante amplia, así que es posible que la mayor parte de su carrera la estudien aquí. Si encuentran la oportunidad sería interesante cursar algún año fuera con una Erasmus o similar.

Pero en los tiempos que corren, y en los que vendrán, tras terminar el grado deberán plantearse la necesidad de realizar unos estudios de posgrado. Y ahí si deberían empezar a volar por su cuenta. Una primera opción sería consultar la oferta de posgrados y masters en Madrid o Salamanca, dos ciudades bastante asequibles y de gran tradición universitaria.

Pero no deberían descartar tampoco la posibilidad de realizar dichos estudios en cualquier otro lugar del mundo. Así que he me he arremangado un poco y me he puesto a indagar en los famosos rankings mundiales de universidades.

En lo que se refiere a prestigio docente e investigador no me ha sorprendido nada comprobar que las universidades anglosajonas se llevan la palma: MIT, Cambridge, Harvard, University College London, Oxford, Imperial College London, Yale, Chicago, Princenton y Caltech; son las que forman el top ten a nivel mundial en 2012/13, según el Ranking QS y las que siempre salen en las películas. Como es lógico, además de la dificultad para conseguir plaza en cualquiera de estas universidades, las tasas académicas son 20 veces más altas que las de cualquier universidad de la europa continental.

Pero además, escarbando un poco más, encuentro que el mismo QS, realiza otro estudio paralelo, en que no sólo tiene en cuenta a cada universidad de manera aislada, sino que valora las ciudades teniendo en cuenta el conjunto de sus universidades, la asequibilidad de los precios de matrícula, de los costes de vida, la oferta cultural, la facilidad de recibir ofertas de trabajo al terminar y la satisfacción de los estudiantes.

Y para mi sorpresa, en este segundo estudio, que como padre me parece más interesante, resulta que las universidades europeas se llevan la palma. Además de que dos ciudades españolas: Madrid y Barcelona, se encuentran entre las top 20.

A continuación os hago un breve repaso del ranking de estas primeras veinte mejores ciudades, deteniéndome solo en las europeas (castizo que es uno).

1. Paris (Francia)

Además de ser la capital mundial del turismo, esta bella ciudad puede presumir de encabezar el primer puesto de las mejores ciudades para realizar estudios superiores. París no tiene ninguna universidad en el top 30 de las mejores pero cuenta con 16 dentro del ranking mundial, entre ellas la Escuela Normal Superior, la Escuela Politécnica de París y la Universidad París-Sorbonne.

2. Londres (Reino Unido)

Cuenta con varias universidades en los 10 primeros puestos del mundo. Respecto a París hay que tener en cuenta que las tasas universitarias son bastante más altas, aunque cada libra gastada estará bien invertida. Aquí se ubican, por citar solo dos, la University College London y la Escuela de Ciencias Políticas y Económicas de Londres, la institución en ciencias sociales más importante del mundo.

3. Boston (Estados Unidos)

4. Melbourne (Australia)

5. Viena (Austria)

Viena es una de las ciudades con mayor calidad de vida del mundo, llena de riqueza cultural y con un amplio número de teatros y salas de conciertos. Sus universidades tienen las tasas académicas más bajas de Europa. En ella se encuentran dos de las mejores de Austria: la Universidad de Viena y la Universidad Tecnológica de Viena.

6. Sydney (Australia)

7. Zurich (Suiza)

Zurich es famosa por la tranquilidad, el orden, la seguridad y también por el alto coste de la vivienda, el transporte y los alimentos. No obstante sus universidades son mucho más asequibles que las estadounidenses o las del Reino Unido. El Instituto Federal Suizo de Tecnología y la Universidad de Zurich están entre las mejores del mundo.

8. Dublín (Irlanda)

Es conocida por muchos estudiantes españoles que acuden allí para aprender o mejorar el inglés. Dublín tiene dos universidades de las más antiguas y prestigiosas de Irlanda: el Trinity College y la Universidad de Dublín, que además ocupan una buena posición a nivel mundial.

9. Berlín (Alemania)

La capital de Alemania se está transformando en un importante enclave de la moda, el diseño, la música y el arte en general. Su animada vida estudiantil y unas tasas muy asequibles la convierten en un destino privilegiado. Es sede de una de las mejores universidades del mundo: la Universidad de Berlín, también aloja la Universidad Humboldt y la Universidad Técnica de Berlín.

10. Montreal (Canadá)

11. Barcelona (España)

Quizás la ciudad española con mayor proyección internacional. Su riqueza artística y cultural, su clima mediterráneo y su importancia empresarial la convierten en un destino muy atractivo para realizar estudios universitarios y de posgrado. La Universidad de Barcelona y la Autónoma de Barcelona están catalogadas entre las mejores de Europa.

12. Singapur (República de Singapur)

13. Munich (Alemania)

Munich es la tercera ciudad más importante de Alemania, además de la más deseable para vivir por su riqueza y su vitalidad. La Universidad Técnica de Munich y la Universidad de Munich se encuentran entre las mejores del mundo.

14. Lyon (Francia)

Curiosamente es también la tercera ciudad más importante de su país y un aún más importante centro industrial especializado en químicas, farmacéuticas y biotecnológicas. Aquí se encuentran la Escuela Normal Superior de Lyon, la Universidad Claude Bernard Lyon 1, la Lumière Lyon y la Universidad Jean Moulin.

15. Chicago (Estados Unidos)

16. Madrid (España)

Es uno de los más influyentes centros culturales y financieros de Europa. Su oferta educativa es impresionante: la Comunidad de Madrid alberga 6 universidades públicas, la universidad a distancia UNED y 12 universidades privadas. Las más importantes son la Universidad Autónoma de Madrid, la Universidad Complutense de Madrid, la Universidad Carlos III y la Politécnica de Madrid.

17. San Francisco (Estados Unidos)

18. New York (Estados Unidos)

19. Tokyo (Japón)

20. Hong Kong (China)

La gestión de proyectos: una disciplina a punto de estallar

Un proyecto es una tarea, de cierta complejidad, con un inicio, una terminación y un alcance definidos. Así un proyecto puede ser poner un hombre en Marte, la construcción de una línea ferroviaria o la creación de una aplicación para un móvil.

La gestión de proyectos es la disciplina que nos permite acometer un proyecto con un mínimo de riesgos e incertidumbres. Desde la antigüedad se utilizó la gestión de proyectos en obras de ingeniería civil y militar, en la época del Imperio Romano aparece el control del costes y tiempos. En la actualidad es un campo que se encuentra en expansión, además se han separado dos grandes corrientes metodológicas: la gestión de proyectos clásica y la gestión de procesos ágil.

Parque solar Solucar en Sanlucar la Mayor

La gestión de procesos clásica o predictiva

La gestión de procesos clásica hace posible acometer con éxito enormes proyectos empresariales, estatales e incluso internacionales. Se basa en la planificación, ejecución y seguimiento a través de procesos sistematizados, repetibles y escalables; asumiendo que el proyecto se desarrolla en un entorno estable y predecible. Los criterios de éxito se basan en conseguir el objetivo establecido en el tiempo previsto y ajustándose al coste estimado.

Una de las máximas autoridades en este campo es el Project Management Institute, una institución internacional que gestiona la certificación PMP para los profesionales que deseen acreditarse en gestión de proyectos y que publica el PMBOK, la guía que reúne el conjunto de conocimientos en dirección, gestión y administración de proyectos generalmente reconocidos como “buenas practicas”, y que se ha convertido es un estándar dentro de la administración de proyectos. Otras instituciones importantes son el Internacional Project Managenet Association (IPMA) y la metodología Prince2.

Si eres un profesional implicado en la gestión de proyectos o quieres aumentar tus oportunidades de trabajo puede resultar interesante formarse en este campo, incluso plantearse la posibilidad de realizar un master en la materia, tienes toda la información aquí

La gestión de procesos ágil

En la actualidad muchas empresas trabajan en entornos que se parecen muy poco al escenario en que nació la gestión de procesos clásica. Necesitan un nuevo enfoque para sobrevivir en un entorno en cambio constante, donde un proyecto puede quedar obsoleto antes de llegar a su termino.

En este entorno surge la gestión de procesos ágiles con estrategias orientadas a la entrega temprana de resultados y con la flexibilidad suficiente para adaptarse a los cambios.

La filosofía de proyectos ágiles se basa en el Manifiesto Ágil en el que se declara que prefieren:

  • Individuos e interacciones sobre procesos y herramientas
  • Software que funciona sobre documentación exhaustiva
  • Colaboración con el cliente sobre negociación de contratos
  • Responder ante el cambio sobre seguimiento de un plan

Este tipo de filosofías ágiles se aplican sobre todo en el desarrollo de software o de tecnologías emergentes donde el ritmo de cambio es muy alto. Entre estas filosofías destacan “Scrum” y “Extreme Programming” y últimamente y con gran fuerza “Lean“.

Me detendré aquí en este análisis rápido de la gestión de proyectos, el tema, como os comento más arriba, da para un master y es una disciplina apasionante. Si queréis ahondar un poco más os recomiendo este libro disponible en línea y gratuito.

Competencias laborales, inglés y empleo

En entornos educativos y en el mundo laboral es cada vez más frecuentes escuchar el término “competencias”. Las competencias son la unión de conocimientos, habilidades y actitudes a la hora de llevar a cabo cualquier actividad. Aunque en principio parezca otra moda pasajera esta sencilla palabra puede provocar una verdadera revolución en nuestras organizaciones y en nuestras vidas si conseguimos comprender y aprovechar todo el potencial que encierran. Las competencias aúnan la teoría con la práctica, el saber con el hacer y son las únicas que pueden acortar el trecho que va del dicho al hecho.

El rio Tamesis a su paso por Londres - Foto: Juanan Ruiz

Una de las competencias más demandadas en estos momentos es el conocimiento de un segundo idioma, principalmente el inglés. Y aún iría más allá, creo que esta competencia se ha convertido en un factor determinante para los profesionales que están a la búsqueda de empleo o los que desean dar un salto cualitativo (y cuantitativo) en su carrera.

El inglés que aprendemos durante nuestra formación académica no se aborda como una competencia, ni siquiera se aborda como un aprendizaje, se aborda como un estudio y esto, al enfrentarnos a la práctica, no sirve para nada. Para colmo, años después, cuando intentamos abordar el aprendizaje de un idioma por nuestra cuenta volvemos a caer en la misma trampa, de nuevo volvemos al “estudio”

Si intentamos abordar el aprendizaje del idioma, desde el enfoque de las competencias una luz aparece al final del túnel. No se trata de aprender reglas sintácticas, conjugaciones verbales, ni listas interminables de palabras sin relación entre si. Las competencias hablan de destrezas, conocimientos, habilidades, aptitudes y actitudes. Yo añadiría dos importantes términos más a la hora de adquirirlas: imitación e inmersión.

Como dice la web de una importante academia de inglés en Barcelona: “Creemos que el aprendizaje de la lengua es más eficaz cuando los estudiantes interactúan y participan activamente en inglés, disfrutan de las clases y estas les facilitan independencia y autonomía, así como cuando se implican y se esfuerzan dentro y fuera de clase.”

Así pues olvidemos el término “estudiar inglés” y pasemos a “escuchar, hablar, leer y, sobre todo, disfrutar del inglés”, eso ya si son habilidades concretas, pero todavía deberíamos afinar algo más. De nuevo las competencias vienen en nuestra ayuda, ya que, por definición, se encuentran segmentadas en niveles de manera que resulte sencillo determinar donde se encuentra una persona respecto a esa competencia y cuales son los requisitos para seguir avanzando.  Una buena definición de estos niveles para las competencias en idiomas es el Marco Común Europeo de Referencia para las Lenguas.

Por tanto debemos cambiar nuestra mentalidad y abordar el aprendizaje del inglés de una manera más relajada y natural, os dejo algunos consejos que leí hace tiempo en un interesante artículo sobre el aprendizaje:

1. Es más importante familiarizarse que entenderlo todo.

2. Si te atascas en algo saltatelo y sigue adelante.

3. Lleva un cuaderno de viaje donde anotes en forma de dibujos y esquemas lo que vas aprendiendo o lo que más te va gustando

4. Sin actividad no hay aprendizaje: anota o repite lo que escuchas, dibuja lo que entiendas, escribe, subraya, graba tu voz, hazte un vídeo, escucha una canción mientras lees su letra o intentando escribirla tú.

5. Olvídate del destino y disfruta del camino: quítate de encima la presión de aprender y disfruta de la experiencia. Viendo películas, escuchando canciones, buscando intercambios o charlando con tus amigos angloparlantes.

Bueno, espero que estas palabras os hayan servido para empezar a cambiar el “chip” y animaros a adquirir esta importante competencia profesional: leer, hablar y escribir en inglés. En un próximo artículo os daré una buena colección de recursos online para que os pongáis manos a la obra.

Walter Lewin: el mejor profesor de física del mundo

Walter Lewin tiene pinta de científico chiflado y verlo en acción en alguna de sus clases te hace ver que definitivamente se parece al “Doc” de “Regreso al Futuro”. Igual aparece columpiándose en un péndulo, que montado en un triciclo impulsado por el chorro de un extintor, de esta manera, ha entusiasmado a sus alumnos durante 43 años de docencia. Para nuestro deleite buena parte de las clases puede verse en YouTube o en la página del MIT.

Para este holandés residente en Estados Unidos los profesores que dan clases de Física aburridas son malhechores que a su vez dan clase a alumnos que se convierten en profesores aburridos y perpetúan esta maldición. La buena noticia es que, con su ejemplo, está decidido a romper este círculo vicioso.

Así, a sus 75 años, ha dejado al mundo dos regalos: su última clase de física en YouTube (y subtitulada en español: 123456) y un fantástico libro “Por amor a la física“, que os recomiendo leer, donde nos cuenta las peripecias de su vida.

Otros artículos donde te lo cuentan mejor y con más detalles

Otros artículos relacionados en este blog

Cómo ser más inteligente casi sin levantarse del sofá

Abril activando su inteligenciaPara empezar ¿qué es la inteligencia? Todos hemos oído hablar de la teoría de las inteligencias múltiple, de la inteligencia emocional, de la espacial, de la lingüística, lógico-matemática, etc. ¿Qué podemos encontrar en común en todas ellas? ¿Cuál podría ser la definición de la inteligencia teniendo en cuenta sus múltiples facetas? Aquí podría tirar de diccionario, de wikipedia o consultar a alguna autoridad. Pero voy a intentar utilizar mi inteligencia para intentar llegar a una solución personal.

En esta última frase ya viene una pista: la inteligencia es la capacidad de buscar soluciones, de resolver situaciones, de llegar de A a B, de una forma elegante, eficiente, original y consciente. Así, pues, ya se trate de ejecutar un nuevo paso de danza, de decorar nuestra casa, de hacer un programa informático, de resolver un conflicto con otra persona o de escribir un artículo para tratar de explicar algo tan escurridizo como la inteligencia, debemos intentar reunir esas cuatro condiciones para hacerlo de manera inteligente.

Se me ocurren algunos ejemplos y  contraejemplos para poner a prueba mi definición (por cierto que esto de poner las cosas a prueba también es un rasgo de inteligencia). Primer contraejemplo: la evolución. Las soluciones que la vida encuentra para los problemas que tiene que ir afrontando suelen ser, muchas veces originales, casi siempre elegantes, eficientes en el resultado pero no en el proceso de búsqueda y, desde luego nunca conscientes. Por tanto me atrevo a decir que la evolución no es inteligente. Los animales cuando se comportan instintivamente, y desde luego los humanos demasiadas veces, no muestran un comportamiento inteligente. Suelen ser elegantes y muchas veces eficiente, pero nunca original y desde luego no consciente.

Podríamos empezar a buscar entonces formas de comportarnos de manera más inteligente, para intentar ir creandonos buenos  hábitos.

  1. Empecemos a ver las situaciones que se nos plantean, los proyectos que se nos presentan, los conflictos que tenemos que afrontar como problemas que tenemos que resolver de manera inteligente. Evitemos la fuerza bruta, la cuenta de la vieja, las soluciones manidas, la prueba y el error.
  2. Antes de actuar dedica un tiempo proporcional a pensar. Si tienes que afrontar un proyecto que se extenderá durante meses, dedica uno o dos días a pensar sobre ello. Si se trata de un trabajo de unas horas dedica antes unos minutos. Pero no dejes que el pensamiento te paralice, date un tiempo prudencial y luego ¡manos a la obra!
  3. Busquemos soluciones eficientes. Cada vez que tengas que afrontar una tarea, aunque ya la hayas hecho mil veces intenta buscar una manera de hacerla diferente: más eficiente, más divertida.
  4. Rodéate de gente inteligente. No hace falta ser elitista, pero procura que al menos algunas de tus amistades te hagan pensar, te planteen cuestiones que no te esperabas o te sacudan de tu modorra mental de vez en cuando.
  5. Procura dedicar menos tiempo, o ninguno, a ver la televisión. Tumbarse en el sofá mirando al techo te hace ser unas diez veces más inteligente que tragar contenidos que tú no eliges uno tras otro.
  6. Asume riesgos, ponte a prueba, embárcate en proyectos que siempre has soñado realizar pero que por alguna razón no te atreves a iniciar. Da un primer paso sencillo, luego otro y cuando te des cuenta habrá comenzado tu sueño (ponle a esta última frase tu banda sonora favorita)

Dedicacado a mi hija Claudia, campeona andaluza de sofá. 

Artículos relacionados