Pensamiento vs Acción

Os recomiendo este interesante resumen de Babalum: Saber frente a hacer ¿porqué no se logra que se hagan las cosas?.

Creo que hay que buscar siempre un equilibrio entre ambos términos, la acción sin el pensamiento es ciega, el pensamiento sin la acción es inútil. Pero el artículo viene a advertirnos de que en muchas situaciones se da más importancia al conocimiento que a la acción.

Caminante no hay camino se hace camino al andar

Como pensar con más claridad (I)

En esta interesante presentación de Michael A. Covington nos explica que escribir, pensar y aprender están íntimamente relacionados. Os dejo hoy con la primera parte del resumen traducido que voy haciendo mientras lo leo.

Por qué escribir mejor

  • El mundo gira por la gente que escribe.
  • Escribir con claridad lleva a pensar con claridad.
  • No sabes lo que sabes hasta que no intentas escribirlo.

El escritor desapegado

  • No lo hagas fácil para ti, hazlo fácil para tus lectores.
  • Trabaja duro para que no tenga que hacerlo el lector.
  • Intenta ser tu peor enemigo, ¿hay algo que pueda malinterpretarse?

El proceso de escritura

  • Planear: decide que, para quien y como escribirlo.
  • Bocetar: escríbelo una vez, suéltalo todo.
  • Revisar: escríbelo mejor.
  • Editar: corrige errores.
  • Formatear: elige el formato, los tipos de letra, el diseño, etc.

Claridad y legibilidad

  • Siempre: ve al grano.
  • Deja claro el punto clave antes de explicar el razonamiento que lo sostiene
  • Durante la revisión intenta explicar tus ideas de una manera más simple, si no sabes explicarlo de otro modo es que no lo entiendes.
  • Puedes hacerlo más claro poniéndolo en menos palabras.

The Codex Seraphinianus

serefni4.jpgEscrito en los años 70 por un ingeniero y diseñador industrial italiano llamado Luigi Serafini, el «Codex seraphinianus» es una extraña enciclopedia escrita en un lenguaje inventado e indescifrable sobre temas tan variopintos como botánica, zoología, maquinas, razaz, deportes y costumbres de un mundo imaginario que parece salido de una pintura de Dalí o Magritte. Un libro raro donde los haya del que ahora podemos disfrutar en Flickr. Para alucinar en colores.

Nota

Desgraciadamente parece que la edición en Flickr del Codex ya no está disponible, puedes ver más imágenes del libro en los dos últimos enlaces que he colocado en el apartado de referencias.

Referencias

Garaje 3.0

Como dijo algún torero «hay gente pa tó». Después de haber leido con mis propios ojos que un tio consiguió cambiar un clip de oficina por un chalet ¿o era una isla? usando el truco del cuento de la lechera, ahora me encuentro con otro que quiere llenar un garaje de trastos tecnológicos que les envíe la gente sin otra intención que la de hacer ruido y llamar la atención, de momento claro. Juzgad vosotros mismos:

«garage 3.0 es un lugar físico y virtual creado por mctux:// y está dirigido a emprendedores tic, donde en un espacio sin paredes, el hecho de conocer gente, compartir conocimientos, experiencias, recursos y aunar esfuerzos hacen el camino más llevadero.

– de bajo coste, recomendado para emprendedores tic con recursos económicos muy limitados –

Estamos buscando en la caja de herramientas una última arandela que nos hace falta para poder abrir.

– y también a emprendedores tic por si conoces a alguien –

Mientras tanto si eres empresa o ciudadano y te gusta esta nueva iniciativa puedes enviarnos matrículas, ruedas, botellas de nitro, piezas de coche, barco y avión …

– lo del garage va muy en serio, pretende ser un garage tecnológico -»

Sigue flipando leyendo en su web http://garage30.com/

Novedades radicales

Edsger W DijkstraEdsger W. Dijkstra es una de esas mentes encargadas de poner los cimientos de las ciencias de la computación, sus escritos no tienen desperdicio. Puedes encontrar algunos de sus mejores escritos en la web de Javier Smaldone, muchos de ellos traducidos al español. Os copio un fragmento de su artículo «Sobre la crueldad de verdaderamente enseñar Ciencias de la Computación».

«La manera usual en la cual hoy planificamos para el mañana es en el vocabulario de ayer. Lo hacemos porque tratamos de avanzar con los conceptos que nos son familiares, los cuales han adquirido un significado en nuestra experiencia pasada. Por supuesto, las palabras y los conceptos no encajan precisamente porque nuestro futuro difiere de nuestro pasado, pero las estiramos un poco. Los lingüistas están bastante familiarizados con el fenómeno en el cual los significados de las palabras evolucionan a través del tiempo, pero también saben que este es un proceso lento y gradual.

Es el método más común cuando se trata de lidiar con la novedad: utilizando metáforas y analogías tratamos de vincular lo nuevo con lo viejo, lo novedoso con lo familiar. Bajo un cambio suficientemente lento y gradual, esto funciona razonablemente bien; en el caso de una discontinuidad aguda, sin embargo, el método colapsa: aunque podemos glorificarlo con el nombre «sentido común», nuestra experiencia pasada ya no es más relevante, las analogías se tornan muy superficiales, y las metáforas se hacen engañosas en vez de reveladoras. Esta es la situación que caracteriza a la novedad “radical”.

Lidiar con una novedad radical requiere un método ortogonal. Uno debe considerar su propio pasado, las experiencias recogidas, y los hábitos formados en él como un desafortunado accidente de la historia, y debe acercarse a la novedad radical con la mente en blanco, rechazando conscientemente el intento de vincularla con lo que ya es familiar, debido a que lo familiar es desesperanzadamente inadecuado. Uno debe, con una especie de personalidad dividida, tomar una novedad radical como algo desasociado por propio derecho. Comprender una novedad radical implica crear y aprender un lenguaje extraño, el cual no puede ser traducido a nuestra lengua materna. (Cualquiera que haya aprendido mecánica cuántica sabe a lo que me refiero.) No hace falta decirlo, ajustarse a las novedades radicales no es una actividad muy popular, ya que requiere mucho trabajo. Por la misma razón, las novedad radicales no son por sí mismas bienvenidas.»