Las tésis de Abladías: Organizaciones 2.0

Fernando Polo ha compendiado en su blog 20 tesis sobre el reto que supone la web 2.0 para empresas y organizaciones. Os copio aquí las que más me han gustado:

1. Algo se cuece en Internet, y esta marea desbordará -ya lo está haciendo- los diques de las organizaciones, con o sin ánimo de lucro.

6. El problema no es que la gente no tenga talento, es que nos lo reservamos para nosotros mismos. El problema del talento, no es atraerlo ni retenerlo. El problema es que hace falta talento para reconocer el talento.

7. El talento se contagia. Personas que hace apenas unos meses sólo escribían por obligación, ahora leen y escriben blogs con fluidez. O aprenden fotografía, o mejoran sus dotes como diseñadores gráficos. El talento es menos escaso de lo que parece. Y es más fácil de despertar que nunca.

11. Muchos participamos en Internet por el mero hecho de hacerlo. El ego es una motivación crucial, y puede llegar a ser mucho más importante que una remuneración dineraria.

12. Otros contribuyen desinteresadamente en Internet, por el desafío que supone poder resolver un problema. Las organizaciones deben proporcionar a sus miembros oportunidades para resolver problemas.

14. La información quiere ser libre, ubicua y accesible. También dentro de las organizaciones. Empeñarnos en mantenerla bajo llave, siempre supondrá un esfuerzo estéril a medio plazo.

17. En un porcentaje mucho mayor del que se piensa, a la gente no le gusta que le digan lo que tiene que hacer. Casi todos preferimos poder decidir sobre nuestras responsabilidades y nuestras tareas.

18. “El procedimiento perfecto” no es perfecto si no se cumple. Es cien veces preferible un procedimiento imperfecto que ha sido definido y consensuado por los agentes involucrados, que se ven de esta forma comprometidos con su ejecución.

Entornos personales de aprendizaje

Cuando hablamos de formación a distancia normalmente pensamos en un Sistema de Gestión de Aprendizaje o Campus Virtual: Moodle, Sakai o BlackBoard (antes WebCT). En resumen, una plataforma en la que alguien propone una serie de cursos, los dota de una serie de contenidos, recluta a un grupo de estudiantes y los pone a leer artículos, enviar trabajos y participar en los foros.

Este planteamiento nunca me ha entusiasmado, pues, en definitiva, se limita a reproducir el sistema educativo que tenemos en las aulas con pocas de sus ventajas y muchos de sus inconvenientes.

Viendo la explosión actual de herramientas de redes sociales, empecé a soñar con la posibilidad de montar un entorno virtual de aprendizaje haciendo uso de las que nos resultaran más convenientes en función de cada actividad formativa y de las materias tratadas.

Por poner un ejemplo: en un curso sobre Historia del Arte podríamos usar Flickr para compartir imágenes y anotarlas, Del.icio.us para compartir y comentar recursos web relacionados con la materia y un wiki para ir publicando nuestro trabajo.

Entiendo que para hacer esto realidad hace falta un gran cambio de mentalidad en alumnos, educadores y gestores de la formación, pero si queremos estar abiertos al futuro, si queremos utilizar toda la potencia que nos ofrece la red para aprender, creo que la corriente discurre con más fuerza por este cauce que por el más avanzado sistema de gestión del aprendizaje con el nadie pudiera soñar jamás.

Toda esta reflexión ha salido a la palestra gracias al descubrimiento (vía Eraser) de un extenso monográfico sobre el tema de los Entornos Personales de Aprendizaje aparecido en la revista electrónica eLearning Papers.

La palabra clave que lo hace posible es Web 2.0: debemos alejarnos de los sistemas de gestión de aprendizaje estándares (técnica “uno para todos”) y centrarnos en los entornos de aprendizaje personales (técnica “uno para mí”), que consisten en recortes y fragmentos, recopilaciones de herramientas y servicios que se empaquetan en paisajes de conocimiento individuales o compartidos, experiencias y contactos. Así se pasa del paradigma de la isla, de la técnica de los sistemas de gestión de aprendizaje, a ver Internet como una puerta, un portal de acceso a oportunidades de aprendizaje.

Los blogs como herramientas de trabajo

Fondo Antiguo de la Universidad de SevillaNo se si os he hablado alguna vez de los wikis como herramientas de trabajo, yo los uso constantemente. Hoy quiero hablaros de otra herramienta: los blogs.

Todos sabemos que los blogs son una herramienta para publicar periódicamente artículos de cualquier tema que a uno le toque más o menos de cerca. También son muy útiles para recibir retroalimentación en tiempo real de lo que vamos escribiendo, en eso creo que radica la mayor potencia de los blogs, aunque esta característica no es muy explotada por estos lares (aka. 0 comments).

En cualquier caso la gente sigue inventando nuevos usos para los blogs: como almacén de información organizada cronológicamente, como herramienta educativa, etc. Poco a poco comienza a despuntar una tendencia que puede ser también de lo más interesante: el blog como herramienta de trabajo.

Hace unos días tuve una reunión con dos compañeras de trabajo, ellas están dando un gran impulso a las herramientas web 2.0 en la biblioteca de la Universidad de Sevilla. Me quedé pasmado de la cantidad de wikis y blogs que tenían en marcha ya; pero lo que más me asombró es la cantidad de contenidos que había ya en ellos y las numerosas visitas que habían recibido, y eso que alguno de los blogs sólo llevan dos meses.

Fernando Juárez, de la biblioteca de Muskiz es otro bibliotecario que también utiliza los blog en este sentido, él y otros bibliotecarios de su zona, han montado un blog-catálogo con todos los libros que van recibiendo en la biblioteca, cada entrada incluye una extenso comentario del libro, la imagen de la portada y por supuesto los datos habituales en los catálogos. Todo un revolcón a los catálogos en línea de bibliotecas de mayor prestigio.

Otro profesional que también utiliza su blog como herramienta de trabajo, no se si lo hace a conciencia o no, es Mario López de Ávila. Sin cortarse un pelo, el autor de “Nodos en la Red” utiliza su blog para pedir ayuda a sus lectores, hacer estudios de opinión y lanzar retos para que sus seguidores los recojan y devuelvan el feedback. Para algo le sirve, desde luego, ser un profesional de la gestión del conocimiento.

Como broche final os recomiendo el blog que ilustra este artículo: Fondo Antiguo, otro blog de la Universidad de Sevilla para dar difusión al proceso de digitalización del fondo antiguo de nuestra biblioteca.

¿Conocéis más ejemplos de blogs como herramientas de trabajo? Cambio los “repes”.