Cómo ser más inteligente casi sin levantarse del sofá

Abril activando su inteligenciaPara empezar ¿qué es la inteligencia? Todos hemos oído hablar de la teoría de las inteligencias múltiple, de la inteligencia emocional, de la espacial, de la lingüística, lógico-matemática, etc. ¿Qué podemos encontrar en común en todas ellas? ¿Cuál podría ser la definición de la inteligencia teniendo en cuenta sus múltiples facetas? Aquí podría tirar de diccionario, de wikipedia o consultar a alguna autoridad. Pero voy a intentar utilizar mi inteligencia para intentar llegar a una solución personal.

En esta última frase ya viene una pista: la inteligencia es la capacidad de buscar soluciones, de resolver situaciones, de llegar de A a B, de una forma elegante, eficiente, original y consciente. Así, pues, ya se trate de ejecutar un nuevo paso de danza, de decorar nuestra casa, de hacer un programa informático, de resolver un conflicto con otra persona o de escribir un artículo para tratar de explicar algo tan escurridizo como la inteligencia, debemos intentar reunir esas cuatro condiciones para hacerlo de manera inteligente.

Se me ocurren algunos ejemplos y  contraejemplos para poner a prueba mi definición (por cierto que esto de poner las cosas a prueba también es un rasgo de inteligencia). Primer contraejemplo: la evolución. Las soluciones que la vida encuentra para los problemas que tiene que ir afrontando suelen ser, muchas veces originales, casi siempre elegantes, eficientes en el resultado pero no en el proceso de búsqueda y, desde luego nunca conscientes. Por tanto me atrevo a decir que la evolución no es inteligente. Los animales cuando se comportan instintivamente, y desde luego los humanos demasiadas veces, no muestran un comportamiento inteligente. Suelen ser elegantes y muchas veces eficiente, pero nunca original y desde luego no consciente.

Podríamos empezar a buscar entonces formas de comportarnos de manera más inteligente, para intentar ir creandonos buenos  hábitos.

  1. Empecemos a ver las situaciones que se nos plantean, los proyectos que se nos presentan, los conflictos que tenemos que afrontar como problemas que tenemos que resolver de manera inteligente. Evitemos la fuerza bruta, la cuenta de la vieja, las soluciones manidas, la prueba y el error.
  2. Antes de actuar dedica un tiempo proporcional a pensar. Si tienes que afrontar un proyecto que se extenderá durante meses, dedica uno o dos días a pensar sobre ello. Si se trata de un trabajo de unas horas dedica antes unos minutos. Pero no dejes que el pensamiento te paralice, date un tiempo prudencial y luego ¡manos a la obra!
  3. Busquemos soluciones eficientes. Cada vez que tengas que afrontar una tarea, aunque ya la hayas hecho mil veces intenta buscar una manera de hacerla diferente: más eficiente, más divertida.
  4. Rodéate de gente inteligente. No hace falta ser elitista, pero procura que al menos algunas de tus amistades te hagan pensar, te planteen cuestiones que no te esperabas o te sacudan de tu modorra mental de vez en cuando.
  5. Procura dedicar menos tiempo, o ninguno, a ver la televisión. Tumbarse en el sofá mirando al techo te hace ser unas diez veces más inteligente que tragar contenidos que tú no eliges uno tras otro.
  6. Asume riesgos, ponte a prueba, embárcate en proyectos que siempre has soñado realizar pero que por alguna razón no te atreves a iniciar. Da un primer paso sencillo, luego otro y cuando te des cuenta habrá comenzado tu sueño (ponle a esta última frase tu banda sonora favorita)

Dedicacado a mi hija Claudia, campeona andaluza de sofá. 

Artículos relacionados

Plan de pensamiento de 5 minutos

Resumido del libro Cómo enseñar a pensar a su hijo de Edward De Bono

Muchas veces nos resulta complicado pensar en un tema concreto porque nuestra mente divaga y salta de una cosa a otra hasta que ya no recordamos ni en que estábamos pensando. Con este sencillo esquema puedes marcarte unas pautas para no salirte por la tangente y aumentar tu capacidad de concentración y eficacia mental. Al principio te resultará un poco artificial y deberías intentarlo con un reloj y el esquema delante pero si consigues incorporarlo como un hábito podrás prescindir de ambos y serás capaz de pensar con más rapidez y claridad.

Minuto 1

  • Ten claro el objetivo del pensamiento.
  • Ten claro el enfoque.
  • Ten claro el tipo de resultados que necesitas.
  • Ten clara la situación.
  • Si la situación no es clara invéntala tú.

Minutos 2 y 3

  • Explora el tema: analizando la información que tienes y usando tus experiencias previas
  • Genera ideas.
  • Condensa tus ideas en varias alternativas.
  • ¿Cuáles son las respuestas evidentes?
  • ¿Cuáles son las respuestas acostumbradas?
  • ¿Qué me gustaría hacer?
  • ¿Cómo puedo hacerlo?
  • ¿Qué otros modos de actuar son posibles?

Minuto 4

  • Decidir entre las posibilidades anteriores.
  • ¿Qué alternativa es más probable que funcione?
  • ¿Qué alternativa parece más aceptable en la práctica?
  • ¿Qué alternativa satisface mejor las necesidades y prioridades actuales?

Minuto 5

  • Si llegas a una respuesta ponla a prueba pensando: ¿porqué va a funcionar?
  • Si no has llegado a una respuesta piensa:
    • ¿Qué has aprendido pensando en el tema?
    • ¿Qué alternativas se han barajado?
    • ¿Qué enfoques posibles hay aunque no sean soluciones?
    • ¿Qué información te falta?
    • ¿Dónde te atascaste?
    • ¿Cuáles son los principales problemas?

Enlaces relacionados

Rodéate y aprende de los mejores expertos


Ship It! el libro
Traducido y adaptado de Ship It. A practical guide to Successful Software Projects. Jared Richardson. William Gwaltney Jr.

Una de las inversiones más inteligentes que puedes realizar en ti mismo y en tu carrera es rodearte de la gente adecuada, ellos serán el mejor recurso que podrás encontrar nunca. Busca a personas que ya saben hacer lo que tu quieres hacer, o que se comportan como tu quieres comportarte o, al menos, busca a  gente realmente inteligente que puedan imaginar como hacer algo. Compartir tiempo con gente de este calibre te enseña a aprender y a ser mejor en tu trabajo (cualquiera que sea)

Y si no puedes acceder directamente a este tipo de personas al menos trata de llegar a ellos a través de sus libros, entrevistas, charlas o cursos. Un libro cada mes no puede hacerte daño. Y mientras lees y aprendes , busca forma de aplicar estas nuevas ideas a tu trabajo actual.

Exponte a nuevas ideas. Entrena a tu mente para encontrar formas de aplicar estas ideas a tu trabajo. Es más fácil pensar que una nueva idea no encaja con tu trabajo o tus atribuciones, pero el objetivo es aprender a pensar de forma diferente. Procura romper un plato de vez en cuando, sal de tu agujero, aprende a buscar relaciones entre conceptos e ideas que parecen no tener nada en común. Analizando y mirando con ojo crítico lo que te rodea y lo que haces encontrarás los puntos débiles. Pero para ello tienes que practicar una nueva forma de pensar que te será de gran ayuda. La mayoría de la gente nunca aprenden estas destrezas y menos aún llegan a ser buenos en ellas.

Para seguir leyendo

La rebelión de las masas – José Ortega y Gasset

Jose Ortega y Gasset "La Rebelion De Las Masas"Siempre recomiendo esta lectura a cualquiera que quiera iniciarse con los filósofos españoles (o con la filosofía en general). Ortega escribe cercano, sencillo, como esos hombres sabios de pueblo que sentencian cada vez que abren la boca.

Como poco puedo decir de este libro que consiguió meterme el gusanillo de leer filosofía en el cuerpo. Filosofía de altos vuelos al alcance de los que nos arrastramos por el suelo en estas cuestiones. Y desde una forma de pensar y escribir en español que me lo pone más fácil aún.

Ya de paso he picado y he quedado prendado también de uno de sus discípulos: Julián Marías y a un discípulo del discípulo aún más cercano a nosotros: José Antonio Marina.

Os dejo dos fragmentos para que vayáis haciendo boca:

Ser imprevisible, ser un horizonte siempre abierto a toda posibilidad, es la vida auténtica, la verdadera plenitud de la vida.

El hombre selecto no es el petulante que se cree superior a los demás, sino el que se exige más que los demás, aunque no logre cumplir en su persona esas exigencias superiores. Y es indudable que la división más radical que cabe hacer de la humanidad es ésta, en dos clases de criaturas: las que se exigen mucho y acumulan sobre si dificultades y deberes, y las que no se exigen nada especial, sino que para ellas vivir es ser en cada instante lo que ya son, sin esfuerzo de perfección sobre si mismas, boyas que van a la deriva.

Para seguir leyendo

Cómo funciona mi mente I

Quiero saber cómo funciona mi mente, cuándo funciona peor o mejor. Qué cosas ayudan y aclaran el pensamiento y cuáles estorban. En que pensamientos repetitivos caigo y porqué, porqué me bloqueo totalmente o porqué tengo de pronto explosiones de ideas inesperadas.

Quiero saber en que manera mis pensamientos se ligan a mis acciones y a mis percepciones.

Hasta que punto pienso distinto a los demás, si realmente hay diferencias entre hombres y mujeres, cómo varía todo esto con la edad, con el estado de ánimo, con el frío y con el calor, con el hambre o la barriga llena.

Me gustaría ir compartiendo esto con personas interesadas en el tema, compartir experiencias, dudas e intuiciones. Idear y poner en práctica experimentos sencillos sobre el tema.

¿Pensamos distinto cuándo escribimos que cuándo dibujamos? ¿en voz alta o en voz baja? ¿verbalizando o visualizando?.

Algunos aperitivos