La dieta hipoinformativa ¿vivir de espaldas a la realidad?

mejor estar informadoYo llevo años aplicando con éxito la máxima de no leer, ver o escuchar nada que no me afecte directamente, que no me emocione, que me ponga de mala leche o que me haga entristecerme o amargarme el día. No se nada de deportes, de ningún tipo, ni de la prensa del corazón, ni quien se ha muerto, ni quien manda ahora donde. Y me va bastante bien.

No leo prensa, no veo la tele, no escucho la radio. Encuentro en los libros, en internet y en las personas que me rodean información y deleite suficientes para cubrir mis necesidades sociales, culturales y espirituales. Leo con pasión libros de divulgación científica, de economía y de ciencia ficción; escucho podcast en inglés sobre productividad, astronomía o cualquier materia que me aporte algún añadido a la vez que refresco el idioma, escucho audiolibros en el coche mientras voy al trabajo y leo miles de artículos en blogs que me interesan y me aportan algo nuevo.

No creo que esté enajenado de la realidad, disfruto cuando llueve, me maravillo con un pedazo de pan con aceite o me emociono escuchando la voz de una cantante o el sonido de un violín. Gracias a la culturilla científica que se me va quedando pegada disfruto doble de cada uno de estas cosas porque entiendo que son regalos y milagros que nos rodean por todos lados. Como decía Borges: a todos todo les es dado, pero la mayoría lo ignoran.

Enlaces relacionados

Mitos urbanos, timos oficiales y otras estafas

El timo del virus del SIDA: varios investigadores de reconocido prestigio denuncian que el virus VIH tiene pocas probabilidades de ser el virus del sida, pero la “ciencia oficial” los tacha de locos e irresponsables

Calentamiento global ¿mito o timo?: muchas medias verdades en un tema que no está nada claro, ¿lo que viene es frío o calor?, y si es calor ¿puede achacarse al CO2 de origen humano?

El timo del premio Nobel de la Paz: el oportunista Al Gore, el fraude de Rigoberta Menchú, ¿qué han hecho por la paz?.

El timo del calcio y la osteoporosis: yogures milagrosos, leche con calcio, isoflavonas, antioxidantes, ¿de verdad sirven para algo?

El mito de que sólo utilizamos el 10% de nuestro cerebro: aunque algunos incluso menos 😉

Y para terminar el mito de que las rubias son tontas, bueno, más o menos