La maquina de coser, un invento soñado

maquina_de_coser

Elias Howe, el inventor de la máquina de coser llevaba meses intentando resolver el problema de como sujetar el hilo en la aguja de la máquina. La forma tradicional de atar el hilo a la parte opuesta de la punta le daba muchos problemas para hacer que su invento funcionara.  Una noche soñó que era atacado por un grupo de nativos que lo desafiaron a inventar la máquina de coser o morir. En su sueño notó que sus lanzas tenían un agujero en la punta. Cuando despertó decidió que así sería como el hilo estaría sujeto a la aguja: pasándolo por un agujero en la punta en vez de por la base, el resto, como suele decirse, es historia.

Muchas obras musicales y algunas pinturas famosas fueron soñadas por sus creadores, pero siguiendo con los inventos nos encontramos tambien las siguientes curiosidades:

  • El químico alemán Auguste Kekulé, considerado uno de los principales fundadores de la Teoría de la Estructura Química, llevaba meses intentando determinar la estructura de la molécula del benceno. Finalmente propuso una estructura en forma de anillo que supuso una pequeña revolución en la química de su tiempo, cuando le preguntaron como había dado con la clave comentó que en un sueño había visto unas serpientes mordiéndose la cola. “Aprender a soñar” aconsejaba irónicamente a sus auditores, en 1890, en un coloquio científico.
  • Otro químico, esta vez ruso, Dimitri Ivanovich Mendeléyev, encontró inspiración en un sueño para construir su famosa tabla periódica de los elementos. Al despertar pasó a papel la estructura en filas y columnas que había visto en su sueño. Mendeléyev ordenó los elementos según su masa atómica, situando en una misma columna los que tuvieran algo en común. Al ordenarlos, se dejó llevar por dos grandes intuiciones; alteró el orden de masas cuando era necesario para ordenarlos según sus propiedades y se atrevió a dejar huecos, postulando la existencia de elementos desconocidos hasta entonces.

Enlaces relacionados