Niños y lectura: mi fascinante relación con los libros, una pasión contagiosa

Mis lecturas de niñoUna de mis mayores aficiones es, y ha sido siempre, la lectura. Podría prescindir de muchas cosas de las que disfruto y aún así me seguiría sintiendo satisfecho mientras tuviera un buen libro a mi alcance. Me encanta perderme en una librería o en una biblioteca, y lo normal es que me tengan que echar, desesperados, a la hora de cerrar.

Este gran amor se lo debo a mi padre. En casa, de niño, siempre he vivido rodeado de libros. Me conocía los colores de los lomos, su tacto y algunas ilustraciones de portada antes de aprender el abecedario. Mi padre aprovechaba cualquier ocasión para regalarnos un libro, de cuentos, de animales, de historia, de inventos. Recuerdo y atesoro con cariño algunos como “El gran libro de los animales”, “Héroes en zapatillas” o “Casi todos los inventos”.

Cuando tenía seis o siete años me regalaron por navidades mi primer libro “de adulto”, una edición completa de “Las aventuras de Tom Sawyer” de Mark Twain, mucho texto, pocas ilustraciones, aquello era algo serio. Intenté leerlo en varias ocasiones, pero me sobrepasaba. Como el corredor principiante me ahogaba en cuanto llegaba a las veinte páginas, lo dejaba por un tiempo y luego tenía que empezar de nuevo. Pero seguí empeñado en leerlo, una de esas veces parece que algo hizo “clic” en mi cabeza: empecé a leer y ya no podía dejarlo; la lectura me había atrapado en sus garras. Un universo infinito se abría ante mí. No sé cuantas veces pude leer aquel libro, si se que el siguiente que me regalaron, “Tarzán de los Monos” de Edgard Rice Burroughs me lo leí como unas cien veces.

A los diez años me aficioné a leer cómics, tuve la suerte de tener algunos compañeros de colegio que me los prestaban por decenas. Podía leerme 20 o 30 en un fin de semana. Luego llegaron los atracos a la Biblioteca Pública de Sevilla, me metía allí en las tardes de verano, me leía dos o tres libros y me llevaba otros tantos a mi casa para el fin de semana. Cuando a los 14 años me permitieron sacar el carné de adultos, y pude acceder a los tesoros de la planta alta, creí que se habían abierto las puertas del cielo.

Ahora tengo 45 años, una hija de 14 y otra de 17. Por imitación o fortuna parece que mis niñas han heredado mi vicio por la lectura. Si les gusta el que tienen entre manos se lo pueden leer en una tarde de una sentada. Si el libro les gusta repiten y si es una saga de cuatro o cinco entregas se relamen de gusto sabiendo que la diversión va para largo.

Algunos amigos me preguntan que pueden hacer para contagiar esta fiebre a sus hijos si ellos no la tienen o la padecen de forma moderada. Ahí van algunos consejos que pueden servir a niños y mayores inapetentes:

1. Si empiezas desde cero acostumbra a leerles cuentos, que sea una lectura compartida y divertida, que vayan viendo las ilustraciones, etc. Muchos cuentos, muchas repeticiones y muchos buenos momentos durante su lectura.

2. Procura que haya siempre libros por medio: adecuados a su edad en su habitación, de consulta en la zona de estudio, salón, etc.

3. Para empezar creo que son mejores los libros de papel, su presencia es más contundente, el acceso es más sencillo, están más a la mano.

3. Empieza con libros sencillos, adecuados a su edad, con temas que les gusten. Indaga entre otros niños lectores de su edad.

4. Una película que les entusiasme puede ser una buena excusa para leer el libro. ¡Cuándo algo nos gusta queremos más!

5. No hay que leer por obligación, si un libro no entra se deja aparcado o se descarta. Si prefieren empezar con cómics o novela gráfica tampoco pasa nada.

6. Utiliza la astucia. Está atento a si están o no leyendo, pregúntale sobre el libro, ha llegado el momento de que ellos te cuenten el cuento.

7. Sigue proponiendo y alentando nuevas lecturas. No dejes pasar ninguna oportunidad.

8. Cuando la cosa se vaya animando se puede tirar de biblioteca, préstamos, intercambios, etc. para complementar las compras.

9. Si la adquisición de nuevos libros te lleva a la quiebra te recomiendo pasar al libro electrónico, no una tableta sino un libro de tinta electrónica (que “solo” sirva para leer)

10. En formato electrónico hay muchos libros gratis y también buenos títulos por 1, 2, 3, 6 o 10 euros. Yo de ahí no paso, me parece excesivo pagar 15 o 20 euros por una novela en formato digital, aunque esto, por supuesto, es una opinión personal.

Mariela 1972. Un asesinato en Rota

Portada del libroCon una novela policiaca que te engancha y no te suelta hasta que no terminas el libro, se estrena como escritor José Antonio Lucero, un roteño de 24 años, licenciado en Historia, interesado por el mundo editorial y blogger a sueldo.

La trama está ambientada en el gaditano pueblo de Rota, que en los años 70 todavía no ha encajado muy bien su condición de pueblecito pesquero y base naval del imperio norteamericano. Simón Lobo, el inspector del caso, un personaje con el que simpatizas desde el principio se enfrenta a la resolución de un extraño crimen, una chica joven y guapa ha aparecido muerta en la playa sin ningún indicio de violencia.

A partir de ahí empiezan a brotar personajes, con la frescura de un escritor que se enfrenta a su opera prima pero con un ritmo narrativo que parece que ha pillado también por sorpresa al propio autor. Se le podrán encontrar algunos defectos, pero todo se puede perdonar en una obra fresca, intrigante, con continuos guiños al lector roteño y con un final trepidante y asombroso. Sin duda una buena elección que recomiendo vivamente para empezar el año disfrutando de una historia subyugante y bien narrada.

José Antonio Lucero, autor y Evelyn Torres, diseñadora de la cubierta del libro

José Antonio Lucero, autor y Evelyn, diseñadora de la cubierta del libro

 Enlaces relacionados

¿Sabe usted Física? Yakov Perelman

Yakov Perelman fue un científico ruso obsesionado con la idea de divulgar la física, la matemática y la astronomía; de hecho se le considera uno de los fundadores del género literario de divulgación científica. Escribió varios libros que en la actualidad se encuentran descatalogados  pero son fáciles de encontrar de manera gratuita en Internet.

Por su corta extensión y su formato de preguntas retadoras y respuestas breves ¿Sabe usted Física? es un libro que despierta la curiosidad y nos engancha en su lectura. ¿Sabías que algunos insectos pueden ejercer una presión de 100.000 atmósferas? ¿Sería posible moverse sobre una superficie plana si no hubiera rozamiento? ¿Cuál sería la mejor forma de saltar desde un tren en marcha? ¿Y cuál sería la mejor forma de tirar una botella desde el mismo tren para que no se parta?

Te pongo a continuación los primeros párrafos del libro para acabar de animarte a leerlo en línea.

El presente libro, que casi no rebasa el marco de la física elemental, está destinado a aquellos lectores que han estudiado la física en la escuela secundaria y, por lo tanto, consideran que dominan bien sus principios.

Por la experiencia que he venido acumulando durante muchos años sé que raras veces se encuentran personas que saben al dedillo la física elemental. Las que se interesan por la física en general, son atraídas antes bien por los éxitos más recientes de esta ciencia; además, las revistas de divulgación científica suelen encauzar la atención de los lectores en esta misma dirección. Por otra parte, no se procura llenar las lagunas de la preparación inicial y no se acostumbra profundizar con denuedo en los conocimientos de física elemental, a consecuencia de lo cual éstos, comúnmente, mantienen la forma en que fueron asimilados en la escuela.

Por consiguiente, los elementos de física, así como los cimientos de todas las ciencias naturales y la técnica en general, no son muy seguros. En este caso la fuerza de la rutina es tan grande que ciertos prejuicios «físicos» se notan en la mentalidad de algunos especialistas de dicha rama del saber humano.

Yakov Perelman

Enlaces de interés

Artículos relacionados

 

Lecturas juveniles para el verano

Si, ya se que me he retrasado quince días en publicar esta lista y que la mayoría de los chavales estarán de campamento. Pero todavía queda mucho verano y si no pues para el otoño, que también apetece leer junto a una ventana escuchando la lluvia caer.

En cualquier caso ahí van, una pequeña muestra de libros curtidos en batalla y aprobados por numerosos adolescentes, alguno, como el “Olvidado rey Gudú” también valen para los mayores.

El club de los corazones solitarios – Elizabeth Eilberg

Yo, Penny Lane Bloom, juro solemnemente no volver a salir con otro chico en lo que me queda de vida.
De acuerdo, quizá cambie de opinión dentro de unos diez años, cuando ya no viva en Parkview (EE.UU.), ni asista al instituto McKinley; pero por el momento, he acabado con los chicos.
Son unos mentirosos y unos estafadores. La escoria de la Tierra.

“La historia nos transporta a un universo creado con mucho mimo y con mucha música, pues el ritmo de los Beatles fluye durante toda la novela, acompañándonos con referencias culturales a conciertos, sitios emblemáticos, y letras de canciones”

  • En la web de Alfagura Juvenil podéis leer las primeras páginas del libro.
  • En Mientras Lees tenéis una reseña completa, enlaces a vídeos, a la página en facebook del libro, etc.
  • Puedes comprar este libro en Amazon

Olvidado rey gudu – Ana María Matute

Olvidado Rey Gudú es una de las grandes novelas de este siglo. Repleta de fábulas y fantasías, narra el nacimiento y la expansión del Reino de Olar, con una trama llena de personajes, aventuras y de un paisaje simbólico: el misterioso Norte, la inhóspita estepa del Este y el Sur, rico y exuberante, que limitan la expansión del Reino de Olar, en cuyo destino participan la astucia de una niña sureña, la magia de un viejo hechicero y las reglas del juego de una criatura del subsuelo.

Tienes que ser como Gudú, y no cogerle cariño a ningún personaje. No te identifiques, no intentes acercarte a ellos. Te destrozarán, y te harán llorar. Y no puedes. No. Una sola lágrima, y todo ese mundo habrá desaparecido. Un libro al día


Saga: “Canción de hielo y fuego” – George R. R. Martin

Canción de hielo y fuego es una saga fantástica de corte medieval que mantiene un fuerte ritmo, a la vez que alcanza cierta crudeza.

Los títulos publicados hasta el momento son: “Juego de Tronos”, “Choque de reyes”, “Tormenta de espadas”, “Festín de cuervos” y “Dance with Dragons”.

En resumen podría decirse que, si bien no son unos libros que te hagan soñar, si tienen la facultad de introducirte en un universo muy creíble (influido por La Guerra de las Rosas, por cierto), enormemente vívido y brutal, y acompañado por unos personajes a los que acabas queriendo, ya sea por sus virtudes, o por su carisma salvaje.
Una lectura altamente recomendable… aunque nos quedemos esperando su continuación. – Endakil en Diario de un friki

Y para no dejarme ninguno en el tintero:

  • Memorias de Idhun – Laura Gallego García
  • Crepúsculo – Stephenie Meyer – Comprar en Amazon
  • El cuaderno de Maya – Isabel Allende – Comprar en Amazon
  • Donde se encuentre tu corazón – Jordi Sierra i Fabra
  • El imperturbable Hans – Helen Grant
  • Esconderse en un rincón del mundo – Jimmy Liao
  • Algo despierta en secreto – Joan Manuel Gisbert
  • El último enigma – Joan Manuel Gisbert

Libros infantiles para el verano

El verano es una buena época para cultivar la aficción infantil por la lectura. Quería compartir con vosotros los libros que han conseguido enganchar a mis niñas, de 9 y 12 años, durante estos días, algunos se los han bebido en una sola noche.

  • Las crónicas de Spiderwick: una serie de cinco libros que cuenta la historia de unos hermanos que descubren un extraño cuaderno en su nueva casa. La casa y el cuadernos les abre las puertas de un mundo de fantasía pero la vez supone un gran peligro.
  • Kika Superbruja: no se cuantos libros componen la serie de esta aspirante a bruja, pero no duran ni un par de horas entre sus manos.
  • Ulises Moore: La puerta del tiempo, la primera entrega de otra adictiva serie de cuatro o cinco libros.
  • La clave secreta del universo, de Lucy y Stephen Hawking. Este para la mayor.
  • Vampiratas, de Justin Somper. Este para la mayor también.