Un consejo sencillo para escribir más y mejor

El blog de Trazos Web nos regala en su página este sencillo pero valioso consejo que a mi me cuesta horrores aplicar, de hecho, he comenzado a escribir esta línea de tres maneras distintas y he borrado por lo menos diez veces.

El consejo es sencillo: escribe primero, edita después.

Escribir y editar son dos cosas distintas que requieren de nuestra mente capacidades distintas pero que siempre mezclamos cuando vamos escribiendo. Esto coarta nuestra creatividad, rompe el hilo de nuestros pensamientos y a veces incluso llega a bloquearnos completamente impidiéndonos escribir.

Por ello Diego Castillo, y antes otras autoridades, nos recomiendan vivamente que primero escribamos sin modificar ni corregir nada, dejando que las palabras vayan al texto tan como salen de nuestra cabeza, luego editamos: reordenamos las ideas, rematamos las frase, quitamos texto innecesario y por fin corregimos.

Olvido tantas veces este consejo que he decidido apuntármelo aquí. Aunque para casos extremos, como el mío, existe una solución drástica y efectiva: escribe primero en papel,  donde es más costoso tachar y reescribir; y luego lo tecleas en el ordenador.

Como pensar con más claridad (I)

En esta interesante presentación de Michael A. Covington nos explica que escribir, pensar y aprender están íntimamente relacionados. Os dejo hoy con la primera parte del resumen traducido que voy haciendo mientras lo leo.

Por qué escribir mejor

  • El mundo gira por la gente que escribe.
  • Escribir con claridad lleva a pensar con claridad.
  • No sabes lo que sabes hasta que no intentas escribirlo.

El escritor desapegado

  • No lo hagas fácil para ti, hazlo fácil para tus lectores.
  • Trabaja duro para que no tenga que hacerlo el lector.
  • Intenta ser tu peor enemigo, ¿hay algo que pueda malinterpretarse?

El proceso de escritura

  • Planear: decide que, para quien y como escribirlo.
  • Bocetar: escríbelo una vez, suéltalo todo.
  • Revisar: escríbelo mejor.
  • Editar: corrige errores.
  • Formatear: elige el formato, los tipos de letra, el diseño, etc.

Claridad y legibilidad

  • Siempre: ve al grano.
  • Deja claro el punto clave antes de explicar el razonamiento que lo sostiene
  • Durante la revisión intenta explicar tus ideas de una manera más simple, si no sabes explicarlo de otro modo es que no lo entiendes.
  • Puedes hacerlo más claro poniéndolo en menos palabras.