Cómo dominar el tiempo III, la mejor inversión

Una foto de mi agendaUnos basan su organización del tiempo en una agenda, otros lo hacen con una lista de tareas y otros confían en su memoria; pero si hay un denominador común en la gestión del tiempo, es que el tiempo necesita tiempo. Insisto, para poder administrarnos bien hay que dedicarle tiempo al tiempo. Hacer planes a largo, medio y corto plazo; planificar la agenda del día; preparar un viaje para disfrutar al máximo, revisar nuestras listas de tareas para que no quede nada atrás o hacer un plan detallado para llevar a cabo un ambicioso proyecto. Media hora de nuestro día, dedicada a preparar con cariño y minuciosidad nuestra singladura de veinticuatro horas puede establecer la diferencia entre ir a dormir con una sonrisa de oreja a oreja, o no pegar ojo preguntándonos en que se nos ha ido el día entero.
Si además, al final de la jornada, podemos dedicar otra media hora a revisar lo que hemos hecho y tomar nota de lo que se podría haber mejorado, mucho mejor. Pero al menos, en principio te animo al compromiso de la media hora diaria sin fallar un sólo día.

Tu cita con el tiempo puede ser al final de día anterior, o en la mañana de ese mismo día, pero procura que sea siempre sobre la misma hora, en un momento en que sepas que nadie te va a molestar, de esta forma podrás convertirlo en un hábito, uno de los más efectivos que puedes introducir en tu vida.