Tiempo para el aprendizaje y la creatividad

puerta_circularPor muy ocupados que estemos nunca deberíamos dejar de buscar un espacio y un tiempo para la creatividad y el aprendizaje entre nuestros quehaceres cotidianos. En primer lugar, desde luego, por los momentos de disfrute que nos brindan. En segundo lugar por que pueden ayudarnos a enfocar desde nuevos puntos de vista nuestra vida, nuestro trabajo y el resto de nuestros quehaceres cotidianas. Os propongo una lista de cosas que podemos hacer para romper la monotonía, resetear nuestro cerebro, volvernos los ojos del revés o sentirnos como extraterrestres por un momento.

  • Haz algo que no hayas hecho nunca: tricotar un chaleco, recolectar en el campo, patinar, cavar una zanja, hacer malabares, andar con zancos, remar en una barca.
  • Aprende algo nuevo, también valen cosas que ya sepas hacer pero haciéndolas de otras formas o con otras herramientas.
  • Lee libros y artículos: novelas, cuentas, divulgación, historia, arte, comics, filosofía, técnicos. Date de vez en cuando una vuelta por una librería o biblioteca y visita las secciones que menos frecuentes.
  • Visita un lugar que te sorprenda: una fábrica, una empresa innovadora, un edificio nuevo, un parque que no conozcas, una vuelta por una barriada o un pueblo que nunca hayamos visitado, estas últimas mejor hacerlas sin compañía para dejarnos envolver por las sensaciones.
  • Sonido: cierra los ojos un momento intentando distinguir todos los sonidos que te rodean y trata de identificarlos, escucha con atención una obra musical que te guste intentado captar todos los matices y detalles, no tiene porqué ser música clásica, vale también el rock duro.
  • Dedica tiempo a pensar: piensa en las cosas que haces, ¿pueden hacerse de otra forma?, piensa en porqué haces las cosas ¿podrías hacer menos cosas y así poder probar otras?, piensa en los objetos que usas a diario ¿porqué son así? ¿podrían mejorarse?
  • Herramientas: ten siempre a mano una libreta para apuntar cualquier idea que se te ocurra, dibuja mapas mentales, haz esquemas, escribe cualquier cosa que se te ocurra por estrambótica que parezca.

Enlaces relacionados

Un consejo sencillo para escribir más y mejor

El blog de Trazos Web nos regala en su página este sencillo pero valioso consejo que a mi me cuesta horrores aplicar, de hecho, he comenzado a escribir esta línea de tres maneras distintas y he borrado por lo menos diez veces.

El consejo es sencillo: escribe primero, edita después.

Escribir y editar son dos cosas distintas que requieren de nuestra mente capacidades distintas pero que siempre mezclamos cuando vamos escribiendo. Esto coarta nuestra creatividad, rompe el hilo de nuestros pensamientos y a veces incluso llega a bloquearnos completamente impidiéndonos escribir.

Por ello Diego Castillo, y antes otras autoridades, nos recomiendan vivamente que primero escribamos sin modificar ni corregir nada, dejando que las palabras vayan al texto tan como salen de nuestra cabeza, luego editamos: reordenamos las ideas, rematamos las frase, quitamos texto innecesario y por fin corregimos.

Olvido tantas veces este consejo que he decidido apuntármelo aquí. Aunque para casos extremos, como el mío, existe una solución drástica y efectiva: escribe primero en papel,  donde es más costoso tachar y reescribir; y luego lo tecleas en el ordenador.