El mito de que sólo usamos el 10% de nuestro cerebro

Si nuestro cerebro fuera tan sencillo como para poder entenderlo, seríamos tan tontos que, de todos modos, no lo podríamos entender…  Jostein Gaarder

A menudo escuchamos que sólo usamos el 10% de nuestro cerebro, esto nos lo suele contar alguien que intenta vendernos un método de aprendizaje milagroso o que quiere animarnos, con su mejor intención, a utilizar mejor nuestro cerebro.

Pero no existe ninguna prueba que apoye tan popular teoría, simplemente  tamborilear con los dedos sobre la mesa activa buena parte de nuestro cerebro. Si a la vez estamos leyendo esta página , manteniendo el equilibrio sobre la silla, el ritmo respiratorio, la temperatura corporal y recordando que tenemos que sacar la basura; resulta que está activo casi todo el cerebro.

Por contra se dan casos de personas que han sufrido una lesión cerebral masiva y siguen llevando una vida “aparentemente” normal. La parte no dañada es capaz de compensar esta perdida, una pequeña proporción de neuronas sanas en una zona dañada puede bastar para ejecutar una tarea. Sin embargo esta persona habrá perdido capacidades que sólo se revelarían tan un estudio más profundo. Nuestro cerebro es capaz de sobreponerse a ciertas pérdidas, pero en condiciones normales utiliza todos los recursos a su alcance.

Y sin embargo…

Sigo creyendo que usamos poco nuestro cerebro. No se trata de que un método milagroso o un nuevo descubrimiento científico nos descubra capacidades insospechadas o proezas mentales asombrosas. Las capacidades de nuestro cerebro que no usamos están bien a la vista, de hecho son tan conocidas que apenas las valoramos:

  • Leer un libro que nos haga pensar.
  • Disfrutar en profundidad de la música, de cualquier época o género.
  • Aprender a cantar, a tocar algún instrumento, aunque sea de un modo rudimentario.
  • Hacer cuentas de “cabeza”, resolver algún rompecabezas, intentar retener teléfonos u otros datos de memoria.
  • Pintar, dibujar, esculpir o trabajar el barro.
  • Cocinar y aprender a hacer nuevos platos.
  • Aprender a paladear el vino, la cerveza, un plato exquisito.
  • Escribir un blog.

Si te animas a escribir tu propia lista puedes utilizar una curiosa aplicación web llamada 43things que te permite compartir tu lista de proyectos con el resto del mundo.

Artículos relacionados

Cómo aprende el cerebro: Las claves para la educación

La neuróloga Sarah-Jayne Blakemore, y la psicóloga Uta Frith escriben este ensayo científico-divulgativo sobre las últimas novedades en un campo tan poco conocido como el cerebro y su desarrollo. El libro nos da pistas y argumentos para apoyar o criticar mitos como la importancia del aprendizaje temprano o la incapacidad para aprender determinadas disciplinas a partir de ciertas edades

Como Aprende El Cerebro: Las claves para la educación; Sarah-Jayne Blakemore y Uta Frith.

La neuróloga Sarah-Jayne Blakemore, y la psicóloga Uta Frith son las autoras de este ensayo divulgativo sobre las últimas novedades en un campo tan poco conocido como el cerebro y su desarrollo. El libro da pistas y argumentos para apoyar o criticar mitos como la importancia del aprendizaje temprano o la incapacidad para aprender determinadas disciplinas a partir de ciertas edades. Recomendaría este libro a todo aquel interesado en el aprendizaje, la educación y sus patologías, pues podrá descartar multitud de falsas creencias sobre el desarrollo cerebral y cognitivo, a la vez que arrojará un poco de luz sobre este campo.

El cerebro adulto tiene una enorme capacidad para el cambio y para el aprendizaje, pero no hay que olvidar que una ley de hierro rige los acontecimientos neuronales: lo que no se usa se pierde. De ahí la necesidad de recomendar una actitud mentalmente activa en todas las etapas vitales: infancia, adolescencia, madurez, ancianidad. Éste es uno de los mensajes claros del libro: nuestro cerebro está diseñado para la acción. La pereza, la pasividad y la rutina lo intoxican. Acabo de terminar un libro titulado LaMagiaDeEscribir que presenta una teoría del aprendizaje basada en fomentar las actividades “más activas” de la mente. De modo metáforico, más allá de la benéfica actividad de leer, hay que fomentar la plena superactividad de escribir, es decir, de expresarse, de inventar, de decidir, de actuar.
Del prólogo de la traducción española por José Antonio Marina.

Para leer más

Get Things Done, ahora con fundamento científico

Corteza frontopolarYa he hablado en otro artículo, del libro Get Things Done, un método para organizarse y ser más efectivo, que ha arrasado en las librerías y en Internet. La idea principal de GTD es sacar de tu cabeza todas las tareas pendientes y llevarlas a un soporte organizado (libretas, fichas o agenda electrónica) en el que podamos confiar. Según su autor, David Allen, de esta manera liberamos a nuestra mente de un lastre que nos impide concentrarnos en aquello que estamos haciendo, pues nuestro cerebro nos irá lanzando avisos continuamente para que no olvidemos aquello que no hemos apuntado. Continuar leyendo “Get Things Done, ahora con fundamento científico”