Entornos personales de aprendizaje

Cuando hablamos de formación a distancia normalmente pensamos en un Sistema de Gestión de Aprendizaje o Campus Virtual: Moodle, Sakai o BlackBoard (antes WebCT). En resumen, una plataforma en la que alguien propone una serie de cursos, los dota de una serie de contenidos, recluta a un grupo de estudiantes y los pone a leer artículos, enviar trabajos y participar en los foros.

Este planteamiento nunca me ha entusiasmado, pues, en definitiva, se limita a reproducir el sistema educativo que tenemos en las aulas con pocas de sus ventajas y muchos de sus inconvenientes.

Viendo la explosión actual de herramientas de redes sociales, empecé a soñar con la posibilidad de montar un entorno virtual de aprendizaje haciendo uso de las que nos resultaran más convenientes en función de cada actividad formativa y de las materias tratadas.

Por poner un ejemplo: en un curso sobre Historia del Arte podríamos usar Flickr para compartir imágenes y anotarlas, Del.icio.us para compartir y comentar recursos web relacionados con la materia y un wiki para ir publicando nuestro trabajo.

Entiendo que para hacer esto realidad hace falta un gran cambio de mentalidad en alumnos, educadores y gestores de la formación, pero si queremos estar abiertos al futuro, si queremos utilizar toda la potencia que nos ofrece la red para aprender, creo que la corriente discurre con más fuerza por este cauce que por el más avanzado sistema de gestión del aprendizaje con el nadie pudiera soñar jamás.

Toda esta reflexión ha salido a la palestra gracias al descubrimiento (vía Eraser) de un extenso monográfico sobre el tema de los Entornos Personales de Aprendizaje aparecido en la revista electrónica eLearning Papers.

La palabra clave que lo hace posible es Web 2.0: debemos alejarnos de los sistemas de gestión de aprendizaje estándares (técnica “uno para todos”) y centrarnos en los entornos de aprendizaje personales (técnica “uno para mí”), que consisten en recortes y fragmentos, recopilaciones de herramientas y servicios que se empaquetan en paisajes de conocimiento individuales o compartidos, experiencias y contactos. Así se pasa del paradigma de la isla, de la técnica de los sistemas de gestión de aprendizaje, a ver Internet como una puerta, un portal de acceso a oportunidades de aprendizaje.

PhotoReading, sistema de lectura con toda la mente

Cuadro "La lectura", Picasso, 1932Me gusta mucho leer y me gusta leer casi de todo, pero entre tanto blog y tan lectura en línea cada vez es más difícil encontrar tiempo para abarcar todo lo que uno quisiera. Quizás por ello siempre me ha atraído el concepto de lectura rápida. He leído tres o cuatro libros al respecto y la verdad es que creo que mi velocidad de lectura mejoró algo gracias a ellos.

Pensando en esto he buscado por casa el libro PhotoReading, de Paul R. Scheele, que leí hace algún tiempo al que había dejado en el pozo del olvido, pues alguno de los métodos que propone parecen un poco peregrinos. No obstante, después de repasarlo esta tarde durante un buen rato me doy cuenta de que podría aprovechar algunas de las ideas que ofrece, incluso las más peregrinas.

Vayamos al grano. La idea central del autor es que utilicemos toda nuestra mente, la parte consciente y el subconsciente, a la hora de enfrentarnos a cualquier material escrito. Digo enfrentarnos y no leer, porque tras aplicar los primeros pasos del método, es probable que decidamos no leer el texto en concreto. Esto ya es un ahorro de tiempo desde luego.

Continuar leyendo “PhotoReading, sistema de lectura con toda la mente”

Entrenamiento Mental, Terry Orlick

Entrenamiento Mental, Terry OrlickEntrenamiento mental. Cómo vencer en el deporte y en la vida gracias al entrenamiento mental
, Terry Orlick, editorial Paidotribo.

Terry Orlick es una autoridad en Psicología del Deporte que ha ayudado a cientos de deportistas olímpicos a alcanzar sus metas, además de trabajar también con cirujanos, artistas o astronautas. No puedo decir que me haya leído realmente el libro, le di una lectura rápida hace un año en una biblioteca y otra más rápida hace unos días en Google Books con un montón de páginas arrancadas 🙂

Este libro está relacionado con el concepto de “Fluir” del que ya os he hablado en este blog y también nos muestra un camino para lograr la excelencia en aquello que hagamos a través de siete elementos: compromiso, atención dirigida, confianza, visualizaciones positivas, preparación mental, control de la distracción y aprendizaje constante.

En cuanto tenga oportunidad prometo comprarlo, leerlo entero y poneros un resumen aquí, mientras tanto os dejo con algunas de las frases del libro que me han llamado la atención.

«La primera máxima que has de seguir es creer en ti mismo y en lo que has elegido hacer. Si has elegido ser enfermera, tienes que creer en ti como enfermera y trabajar tan duro como puedas para llegar a ser una buena enfermera. No importa cual sea tu profesión, opino que si intentas al 100% ser todo lo bueno que puedes ser, no importa lo bien que lo hagas siempre que tengas fe en ti y te esfuerces todo lo que puedas.»

El poder más grande que tengo en la vida es el poder de elegir. Soy la máxima autoridad sobre mi. Yo me hago a mi mismo.

Allá donde va tu mente va todo lo demás.

La excelencia personal sólo es posible si tienes un sueño y un plan, y no te rindes cuando aparecen los obstáculos.

He probado el enfoque de “hazlo cuando te apetezca” y eso no parece ayudarme a avanzar rápidamente hacia mi meta. Pero cuando me fijo objetivos muy específicos a corto y a largo plazo, las cosas empiezan a funcionar.

Cada persona parte de un punto distinto de acuerdo con sus habilidades personales. Si desarrollas e incrementas esas habilidades, aunque sea durante cortos periodos de tiempo, estarás más vivo, probarás la esencia de la superación personal.

Para saber más

Seis pasos para un aprendizaje efectivo

Aprender es una constante en nuestras vidas. Algunas cosas las aprendemos sin esfuerzo aparente, casi sin reparar en ello, otras cuestan más esfuerzo. Para estas últimas es importante tomar conciencia de lo que queremos y de lo que hacemos para lograr un aprendizaje efectivo. Dejar este proceso al azar puede dispersar nuestros esfuerzos y ser una fuente de frustración. Aquí tienes seis pasos que deberías tener en cuenta para que ello no te ocurra: motivación, adquisición, significado, memorización, exposición y revisión.

Desde que tengo uso de razón, mi afición por el aprendizaje ha sido tan fuerte y violenta que ni siquiera las recriminaciones de otras personas… ni mis propios reproches… me impidieron que siguiera esta inclinación natural que Dios me dio. Sólo el conoce el porqué, y también sabe que le he implorado que me quite la luz del discernimiento, que me deje únicamente la necesaria como para cumplir su mandato ya que, según algunos, todo lo demás es excesivo para una mujer. Otros afirman que hasta pernicioso.
Sor Juana Inés De La Cruz. Réplica al obispo de Puebla (1691), que había criticado su trabajo erudito por ser inapropiado para su sexo.

Motívate para aprender

Este paso es el más importante. Si no estás motivado para aprender algo difícilmente vas a conseguirlo, plantéate antes de empezar cuales son tus motivaciones y agárrate con fuerza a ellas. Son la gasolina para este viaje, así que busca algo para llenar el depósito.

Adquiere la información

Comienzas a adquirir e interiorizar aquello que vas a aprender. Delimita cual es el material que vas a utilizar como base para adquirir los conocimientos que necesitas. Estúdiate a ti mismo para saber como captas mejor la información: visual (utiliza dibujos, esquemas y mapas), auditiva (utiliza la palabra, lee en voz alta, escucha una grabación) o sinestésica (usa esquemas, colores, muévete, coloca cada pieza en su sitio).

Saca el significado

Es muy importante entender lo que estás aprendiendo y no limitarte sólo a memorizar o mecanizar una serie de conceptos. Intenta buscar los principios que subyacen a esta materia, compara y enlaza con tus conocimientos y experiencias previas.

Transfiere a tu memoria

Utiliza alguna técnica que te de resultado para fijar en tu memoria el conocimiento: mapas mentales, mnemotécnicos y otras técnicas para memorizar. De nuevo, estúdiate a ti mismo para mejorar aquí.

Expón lo aprendido

Durante el aprendizaje ponemos demasiado énfasis en el “input” (entrada) y poco en el “output” (salida), pero en la vida real lo que se nos va a pedir es output, así que aprovecha ahora que lo tienes calentito para regurgitar lo que has aprendido, ya sea de forma oral, utilizando dibujos, esquemas o mapas mentales.

Revisa tu aprendizaje

Analiza tu técnica de aprendizaje para irla mejorando, para saber si en ese caso en concreto tienes que insistir en algo y para quedarte con la tranquilidad y la satisfacción de saber que has aprovechado tu tiempo y tu esfuerzo.

Observa que las iniciales de cada paso forman la palabra MASTER, utiliza este mnemotécnico para recordar los pasos de este plan de aprendizaje.

Referencias

Artículos relacionados en este blog

Memoria de elefante: una base de datos personal

Elefante en FlickrHace unos años leí un artículo de Carlos Salinas sobre las ventajas de mantener una base de datos personal. Desde entonces no he dejado de ir recopilando información en forma de textos, imágenes y enlaces web en la herramienta que a mi parecer se adapta mejor a esta tarea: un wiki.

Una base de datos personal es una colección de anotaciones y fragmentos de información de todo aquello que por “hache” o por “be” llama nuestra atención y pensamos que nos puede servir de referencia en el futuro. Casi todos solemos confiar estas tareas a nuestra memoria o tomamos nota en cualquier sitio para volver a ella más tarde, pero nuestra memoria, salvo honrosos y envidiables casos es efímera, las notas se pierden, las referencias se extravían.

Por todo ello es muy recomendable sistematizar de alguna manera la recopilación y organización de toda esa información. Hay gente que lo hace en papel: Plinio el Viejo tenía baúles llenos de fichas por los que llegaron a ofrecerle una fabulosa fortuna y el esfuerzo más notable que conozco en la actualidad es el método “NoteBook” de Lion Kimbro. Pero en estos tiempos que corren creo que lo más cómodo y efectivo es algún tipo de medio electrónico. Carlos Salinas, de quién hablé más arriba, recomendaba algún programa de gestión de base de datos, como he dicho antes yo utilizo un wiki. Aparte de estos ejemplos no conozco otros casos de bases de conocimientos individuales (si tu tienes alguno me encantaría que lo compartieras aquí). Bases de conocimientos colectivas existen muchas, la Enciclopedia Libre o cualquier enciclopedia tradicional en papel pueden ser buenos ejemplos pero no me ocuparé aquí de ellas, sólo apuntar que la mayoría de las que están disponibles en Internet utilizan también un wiki.

El método

Evidentemente cada uno usará el suyo, pero a modo de ejemplo este es el que yo uso. Cuando leo, veo o escucho algo interesante sobre algún tema, anoto la referencia en lo primero que tenga a mano, libreta, móvil, o directo al wiki si estoy delante de un ordenador. Si es la primera entrada relativa al tema creo una nueva página en el wiki. A veces queda solo esa referencia, pero si tengo tiempo busco más información en Internet, recorto, copio o enlazo. Busco y enlazo otras referencias dentro de mi propio wiki, categorizo, añado algún comentario, etc. Cuando encuentro otra referencia sobre el mismo tema completo la página, ordeno, categorizo, añado nuevas referencias y así sucesivamente.

Referencias en mi wiki

Artículo en Squidoo