La ciencia como afición

tbo

En la última entrada de este blog os proponía cinco artículos de divulgación científica como ejemplo de lo apasionante que puede resultar la ciencia y el conocimiento. Me cuesta mucho trabajo entender que haya gente que se aburra, viviendo en un mundo tan variopinto, con tantas posibilidades y maravillas a nuestro alcance. La mayor parte de nuestra vida la pasamos durmiendo, trabajando o comiendo; pero gracias al invento del fin de semana, para unos, y al milagro de la media jornada, para otros, todavía nos sobra tiempo para aburrirnos. Mucha gente invierte ese tiempo sobrante viendo la tele, despellejando a los demás o complicándose la vida en vano. Yo les aconsejaría cultivar una afición. La que hoy os propongo es, de nuevo, la ciencia.

¿Cómo lo ha descubierto Holmes?

Los seres humanos somos por naturaleza curiosos e inquisitivos. De pequeños somos esponjas que aprendemos tanto por placer como por necesidad. Por desgracia crecemos y esas capacidad se va atrofiando en nosotros a fuerza de no usarla, dejamos de usar el cerebro y ponemos el piloto automático de los prejuicios, la rutina y los lugares comunes. Es cierto que vivimos en un mundo complejo pero podemos vivir, o medio vivir, sin necesidad de afrontar dicha complejidad. Usar el cerebro puede ser una experiencia apasionante y creativa. El autor de este artículo nos propone dedicarnos a la investigación científica como una afición. Igual que de chicos aprendemos por aprender, de mayores podemos investigar por investigar; como una manera de ejercitar nuestro cerebro y divertirnos.

¿Qué quieres ser de mayor?

Hace tiempo leía en el blog de divulgación Tall & Cute una interesante entrada con “Diez razones por las que dedicarse a la Ciencia”. Algunas de las razones que argumenta el autor son: te pagan por pensar, es un reto constante que no aburre, te mantiene joven, te pagan por viajar y así hasta diez.

Los grandes inventos de TBO

¿Recuerdas a aquel científico tenebroso y calvo que aparecía en la última página del TBO? La página http://www.cientificosaficionados.com/ rinde homenaje al famoso Doctor Frank de Copennhage de nuestros TBOs infantiles, esta página pretende ser un lugar de encuentro para científicos aficionados, se compone de varios foros y de una buena colección de artículos describiendo experimentos caseros, algunos tan raros comoel del hongo que se come el aluminiola nieve artificial instantánea, otros tan peligrosos como construir  un cañón de plasma

Blogs de Ciencia

Otras lecturas recomendadas

El mundo es de los aficionados

Muros de TroyaEl desprecio por los diletantes o aficionados se basa en la miserable convicción de que nadie es capaz de enfrentarse seriamente a alguna cosa si no le anima la necesidad, el hambre o la codicia… pero únicamente es capaz de llevar una empresa con seriedad quien lo hace por amor a la misma. De estos, y no de los simples criados a sueldo han surgido siempre las empresas más sublimes. – Arthur Schopenhauer.

Un extraordinario número de descubrimientos célebres han sido hechos por aficionados o por autodidactas, que impulsados por una idea obsesiva no se detenían ante los obstáculos con que su propia cultura cerraba el paso a los profesionales. Ellos no conocían las anteojeras de los especialistas y saltaban las barreras levantadas por la tradición académica.

Heinrich Schliemann, un aficionado a la arqueología, descubrió Troya con 54 años. Todos se reían de él por tratar de encontrar una ciudad que creían que sólo había existido en la imaginación de Homero, pero en 1876 su tesón fue recompensado, en la colina de Hissarlik en Turquía, encontró las ruinas de no una, sino nueve ciudades, una de ellas era la Troya de Homero, Aquiles y Paris. Tras este éxito quiso descubrir el palacio de los reyes de Cnosos en Creta pero murió en 1890. Arthur Evans, arqueólogo profesional tomó el relevo.

Moraleja

Si quieres ser un buen profesional trabaja y aprende como un aficionado :p

Referencias