Sabiduría y cuerpo

Escritora invitada: Inma Ruiz

A lo largo de mi vida he dedicado mucho tiempo y energía en relacionar estas dos palabras: sabiduría y cuerpo. Creo que una persona que se quiera a si misma y que sea consciente de sus actos, debe tener presente que desde que nacemos hasta que morimos tenemos un cuerpo que tiene que acompañarnos durante toda la vida.

Ese cuerpo es el que pone en contacto nuestra mente y nuestro alma con nuestro entorno, nuestros semejantes e incluso con nosotros mismos, pues a través de él lo percibimos y sentimos todo.

Por eso siempre me he preocupado por cuidarlo y por la  imagen que proyecto sobre los demás y he intentado seguir pautas de vida saludable: hacer ejercicio, mantener el contacto con la naturaleza, descansar adecuadamente y , quizás los más importante: una sana y responsable alimentación. La frase que dice «Somos lo que comemos” me parece muy esclarecedora.

Las niñas en el huerto

Cada vez nuestros hábitos alimenticios son más artificiales, abusamos de la comida rápida, de los alimentos precocinados o nos atiborramos sin más como quien llena un vacío. Siempre que sea posible debemos buscar alimentos que nos aporten el mayor beneficio y dedicar tiempo a cocinarlos, disfrutando de esos momentos. Igual de importante es relajarse y disfrutar al comerlos. Debemos seguir nuestro sentido común y crear unos hábitos alimenticios que nos ayuden a estar en forma y bien con nosotros mismos.

Habrá veces que esto será más complicado porque tenemos que comer fuera o en el trabajo, pero incluso entonces hay alternativas (una que me ha parecido muy simpática es pedir sushi y comida japonesa al trabajo con sindelantal.mx)

Para predicar con el ejemplo aquí llevas mi plan semanal para estar sana como una pera:

Desayuno: tostada de pan integral con aceite de oliva, jamón york, jamón serrano o tomate. Zumo, café, infusión o té (con fructosa si necesitas endulzar , preferiblemente nada. Evito la leche porque he comprobado que no me sienta bien)
A media mañana: fruta o yogur desnatado y sin azúcar.
Almuerzo: combinación de proteínas y verduras
Tarde: zumo, café, infusión o té con galletas o bizcochos integrales
Noche: sólo proteína: filete de carne a la plancha, pescado o tortilla (sólo clara), infusión relax o digestiva.

Una vez por semana: potajes, fritos, pasta, patatas, arroz.
Una botella de agua siempre a mano.
Hacer cinco días de deporte a la semana.
10 o 20 minutos al día de algún tipo de relajación, masaje, o meditación.

Espero que mis consejos te lleven a tener un cuerpo más sano y una vida más plena y feliz  gracias a ello.

Publicado por juananruiz

Apasionado por la vida, el conocimiento y la lectura. Todos los días intento mejorar en alguna faceta o aprender algo nuevo y esa mejora es lo que trato de compartir en este humilde blog

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.