No más trabajo a contra reloj

Desde pequeño me han gustado los barcos de vela, pero, empezaron a resultarme fascinantes cuando descubrí que un velero no sólo es capaz de navegar con viento a favor, también puede hacerlo con viento de lado e incluso en contra. Las velas atrapan el viento, lo engañan , lo envían hacia otro lado y en esa triquiñuela consiguen que la nave avance. Por desgracia me mareo con mucha facilidad, así que mis historias de lobo de mar terminan ahí.

Desde hace un tiempo no obstante estoy disfrutando de una experiencia similar a la de navegar contra el viento: ¡puedo trabajar más en menos tiempo! He conseguido poner el reloj a mi favor usando una sencilla triquiñuela. Y el caso es que había oído hablar antes de ella, pero no le presté mucha atención por parecerme demasiado simple.

La “Técnica Pomodoro” es un sistema de productividad en el que debes enfocarte al máximo durante 25 minutos a una actividad concreta, y cuando el tiempo termina, tomas un descanso de 5 minutos. Esos 25 minutos son llamados un ‘’pomodoro’’ (tomate en italiano). Según su autor un pomodoro es indivisible, es decir, 25 minutos para una sola actividad que no puedes abandonar hasta que estos no acaben.

Este sistema te enseña a trabajar con el tiempo a tu favor, eliminando esa sensación de agotamiento al final del día,  gracias a lo descansos entre pomodoros. Su simpático nombre le viene de un reloj de cocina, de esos con forma de tomate que utilizaba el inventor de esta técnica, Francisco Cirilo, para marcar sus tiempos de trabajo y descanso.

Reloj de cocina en forma de tomate

Veamos como se trabaja con “pomodoros”.

Primero divides tu horario de trabajo en pomodoros. Por cada pomodoro haces un descanso de 5 minutos, y al cabo de 4 pomodoros haces un descanso de 15 minutos. Después realizas un plan de las tareas que tienes que hacer dándole a cada una los pomodoros que creas necesarios para realizarlas.

Es muy importante que cuando estas realizando un pomodoro no haya nada que te distraiga. Es una buena idea tener al lado una libretita y cualquier cosa que se te ocurra que debas acordarte de hacer la apuntas en la libreta para hacerla en un descanso o cuando termines tu jornada de trabajo.

Si viene alguien a interrumpirte le dices que lo atiendes en unos minutos. Si en algún momento surge una crisis inaplazable, se modifica el planning de pomodoros y se comienza de nuevo.

Pero este sistema no solo sirve para trabajar. También es una técnica muy útil para los estudios ya que si por ejemplo tienes que estudiar varias asignaturas, divides la tarde en pomodoros, dedicándole algunos pomodoros a cada asignatura, haciendo mucho mas eficiente tu trabajo.

Curiosamente he redescubierto esta técnica casi de carámbola, me habían encargado un trabajo y estaba buscando información sobre las escuelas de Guanajuato, en Méjico, y resulta que en varias de ellas han implantando este sistema con éxito desde hace un par de años.

Aunque parezca un poco estricta e inflexible al principio, es una técnica que realmente funciona ya que al estar esos 25 minutos en absoluta concentración aprovechas el tiempo al máximo. En los estudios y ensayos que se han hecho con este sistema se ha observado que, en general,  nuestro cerebro no puede mantenerse enfocado en una sola cosa durante mucho tiempo por lo que normalmente aunque estemos horas y horas seguidas trabajando, finalmente se pierde mas de la tercera parte del tiempo dedicado.

En un próximo artículo os hablaré de los recursos que podéis consultar para saber más sobre la técnica y de las aplicaciones disponibles para móviles y computadores.

2 comentarios en “No más trabajo a contra reloj

  1. Hola . Yo conocí esta técnica hace un mes. La he empezado a usar para trabajar y funciona. La voy a usar para las opos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.