La dieta hipoinformativa ¿vivir de espaldas a la realidad?

mejor estar informadoYo llevo años aplicando con éxito la máxima de no leer, ver o escuchar nada que no me afecte directamente, que no me emocione, que me ponga de mala leche o que me haga entristecerme o amargarme el día. No se nada de deportes, de ningún tipo, ni de la prensa del corazón, ni quien se ha muerto, ni quien manda ahora donde. Y me va bastante bien.

No leo prensa, no veo la tele, no escucho la radio. Encuentro en los libros, en internet y en las personas que me rodean información y deleite suficientes para cubrir mis necesidades sociales, culturales y espirituales. Leo con pasión libros de divulgación científica, de economía y de ciencia ficción; escucho podcast en inglés sobre productividad, astronomía o cualquier materia que me aporte algún añadido a la vez que refresco el idioma, escucho audiolibros en el coche mientras voy al trabajo y leo miles de artículos en blogs que me interesan y me aportan algo nuevo.

No creo que esté enajenado de la realidad, disfruto cuando llueve, me maravillo con un pedazo de pan con aceite o me emociono escuchando la voz de una cantante o el sonido de un violín. Gracias a la culturilla científica que se me va quedando pegada disfruto doble de cada uno de estas cosas porque entiendo que son regalos y milagros que nos rodean por todos lados. Como decía Borges: a todos todo les es dado, pero la mayoría lo ignoran.

Enlaces relacionados

2 comentarios en “La dieta hipoinformativa ¿vivir de espaldas a la realidad?

  1. me ha gustado mucho tu artículo, sobre todo lo de ese panecito con aceite, eres lo mejo, eso es azzziiii…

  2. Interesante el Articulo la pregunta que haría es ¿Que es lo que lees?
    Si es que lees me gusta Libros, Curosos, Internet

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.