El arte de amar, Erich Fromm

Me ha encantado este libro y creo que me ha aportado mucho. Aparte de algunas afirmaciones algo trasnochadas, para mi gusto, me encanta el enfoque tan sereno y tan práctico que le da el autor al tema. Recomiendo su lectura a todo aquel que esté dispuesto a arriesgarse, esforzarse y quizás también sufrir, para llegar a disfrutar de una vida llena de amor.

Creo que el amor, como cualquier cosa que merezca la pena en esta vida, requiere de un esfuerzo consciente y constante. Este libro puede darte algunas buenas pistas de por donde van los tiros.

Del prólogo
La lectura de este libro defraudará a quien espere fáciles enseñanzas en el arte de amar. Por el contrario, la finalidad del libro es demostrar que el amor no es un sentimiento fácil para nadie, sea cual fuere el grado de madurez alcanzado. Su finalidad es convencer al lector de que todos sus intentos de amar están condenados al fracaso, a menos que procure, del modo más activo, desarrollar su personalidad total, en forma de alcanzar una orientación productiva; y de que la satisfacción en el amor individual no puede lograrse sin la capacidad de amar al prójimo, sin humildad, coraje, fe y disciplina. En una cultura en la cual esas cualidades son raras, también ha de ser rara la capacidad de amar. Quien no lo crea, que se pregunte a sí mismo a cuántas personas verdaderamente capaces de amar ha conocido.

Estar plenamente despierto es la condición para no aburrirnos o aburrir a los demás -y sin duda no estar o no ser aburrido es una de las condiciones fundamentales para amar-. Ser activo en el pensamiento, en el sentimiento, con los ojos y los oídos, durante todo el día, evitar la pereza interior, sea que ésta signifique mantenerse receptivo, acumular o meramente perder el tiempo, es condición indispensable para la práctica del arte de amar. Es una ilusión creer que se puede dividir la vida en forma tal que uno sea productivo en la esfera del amor e improductivo en las demás. La productividad no permite una tal división del trabajo. La capacidad de amar exige un estado de intensidad, de estar despierto, de acrecentada vitalidad, que sólo puede ser el resultado de una orientación productiva y activa en muchas otras esferas de la vida. Si no se es productivo en otros aspectos, tampoco se es productivo en el amor.

Un comentario en “El arte de amar, Erich Fromm

  1. Hola pase visitando y me agrado tu blog, vi que tienes temas para concientizar, mi blog tambien es para la misma mision y la gran satisfaccion es que uno lo hace gratuitamente. Visitame cuando quieras tal vez podamos compartir mas de nuestros conocimientos y nuestras vidas. Besos bye
    http://humanosdistintos.blogspot.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.