Planificación horaria vs. GTD

Mi agenda con iCal No se si ya lo he contado otras veces pero me cuesta organizar mi tiempo. Supongo que quiero abarcar demasiado y que tengo muchas responsabilidades pero la mitad de los días acabo con la sensación de que podría haberme organizado mejor. He leído varios libros sobre el tema, entre ellos la biblia del hombre moderno organizado: “Get Things Done” (GTD), y me gusta el enfoque que propone y muchos de los consejos que da. Pero a mi ese sistema no me funciona, y van tres intentos.

Para quien no conozca el método GTD, haré un pequeño resumen: se trata de sacar todo lo que tienes en tu cabeza, en tus libretas de tareas o en servilletas de bares. Para luego recogerlo todo en un único sistema, el que sea, que se denomina bandeja de entrada, desde aquí iremos repartiendo nuestras tareas en categorías, según el sitio donde haya que realizarlas, el tiempo y las energías que se necesiten para ello. Propone abandonar la típica agenda y tener un sistema más flexible de “tareas siguientes” con un contexto asignado.

Ya que esto no me ha funcionado he vuelto al sistema contrario, al de la agenda con horas asignadas para cada tarea, y ¡oh, milagro!, eso parece funcionar mejor conmigo. Primero una planificación semanal de más o menos todo lo que haya pendiente, las cosas que están claras cada día, las citas que no podemos dejar de atender, esos son los estantes sobre los que colocar el resto de las actividades, nos ayudan a marcar el ritmo. Luego las tareas que quiero ir dejando echas a lo largo de la semana. Para eso ya prefiero ponerme la noche antes o a primera hora de la mañana y repartir todo lo que quiero o tengo que hacer. Incluyo las llamadas, los recados, la hora del desayuno, la siesta y todo lo que haga falta pues mientras más real se la planificación mejor va a funcionar.

Todo esto suena ideal, pero desde luego nada más lejos de la realidad: hay días que no se parecen en nada a lo que hay en la agenda, otros que ni siquiera me acuerdo de planificar, pero algunos, ¡ay!, sí, sólo algunos me salen “bordaos” y esos me dan fuerza para seguir con el sistema, para ir afinando más. Si me porto bien me he prometido pasar a la siguiente fase: la planificación mensual. Eso ya sería el delirio. En cualquier caso, como dijo Eisenhower: los planes son inútiles, pero la planificación es indispensable.

Para saber más

3 comentarios en “Planificación horaria vs. GTD

  1. Hola primiti!!! ay que ver que blog mas chulo!!!! Te dejo aqui mi comentario para animarte a que sigas con esto ya que creo q se te da muy bien y sobre todo q tengas muchas suerte y pueda presumir de primo adinerado jajajajjajaja.

    Hablando de esta entrada solo puedo decir que odio los planning, agendas y tareas pendientes ayyyyyyyyyyy sobre todo esa frase, “tareas pendiente”. Me imagino porque es la frase q mas usa mi jefa… que la pobre es odiosa!

    Pero siendo objetiva si q es verdad que una organizacion sea del tipo que sea te ayuda y mucho, ademas te hace sentir que puedes contodo una vez que has terminado esas ” tareas pendientes”.

    En fin primito, espero dejarte mas comentarios por aqui y enriquecerme de tus conocimientos y opiniones.
    Un beso muy fuertee.
    Cristina

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.