Disparar al blanco

Los que hayáis dado una vuelta por mi wiki ya conoceréis los mil intentos que he hecho para organizarme, centrarme en lo importante y hacer que esas veinticuatro horas que me tocan cada día den más de si. O sea, hacer más de lo que me gusta y menos de lo que no me gusta, y esto último hacerlo de manera eficiente y divertida – para volver rápido a lo que me gusta claro. Creo que lo primero que hay que hacer para esto es marcarse unas metas y unos objetivo porqué si no estoy dando palos de ciego.

Hacia la cimaCreo que mi principal problema es que siempre me quedo en la lista de metas, y a veces incluso a mitad de la lista, pero pocas veces me planteo cuales van a ser los objetivos, o metas volantes, para llegar a esas metas finales. El tema de las metas y los objetivos es desde luego para liar a cualquiera, a mi siempre me había parecido que eran la misma cosa. Pero los expertos dicen que no, que son muy distintos, veamos si por fin me he enterado bien:

Las metas: son aquellas que queremos conseguir en última estancia, algunas metas pueden ser inalcanzables, quizás habría que sospechar de ella y plantearse metas más reales.

Los objetivos: son los pasos que hay que dar para alcanzar las metas, deben ser muy concretos, fáciles de medir, deben poder decirnos donde nos encontramos, con fechas de comienzo y fin bien definidas.

Así que mañana mismo empiezo de nuevo con mis listas, una de metas y luego detallar los objetivos, y en cuanto estén los objetivos… manos a la obra.

2 comentarios en “Disparar al blanco

  1. Me siento muy identificado con tus problemas de metas y objetivos, sin embargo tengo alguno mas; como lo es la procastinación, que me tiene sufriendo ultimamente. Espero en un proximo comentario decir que lo he superado, pero aun no termino de hallar la formular, y eso que he leido mucho al respecto. Creo que falta es terminar de dar el primer y ultimo paso. EMPEZAR…

  2. Yo también adolezco a menudo del mismo problema, espero publicar en unos días un resumen del libro “Organízate con eficacia” en el que he encontrado algunos valiosos consejos. Para que no sigas dilatando tus tareas te adelanto algo: para cada proyecto que tengas en marcha decide cual es la acción siguiente, si tardas menos de dos minutos en hacerla hazla ya, si no escribe lo que tienes que hacer, pero un solo paso, justo el siguiente. Verás que normalmente el paso siguiente es algo bastante sencillo, algo a tu alcance, lo anotas, lo haces en cuanto puedas y luego piensas en el siguiente.
    Un ejemplo sencillo: Construir una catedral, el paso siguiente sería encontrar el terreno, pero eso es un paso demasiado grande, así que hagámoslo más pequeño: hablar con el párroco del barrio por si conoce algún terreno propiedad de la Iglesia, si esto falla hablar con su superior. ¿Tan difícil es hablar con dos personas? En cuanto lo hagamos hemos empezado nuestra catedral.
    Bueno, igual me he pasado un poco con el ejemplo, pero espero que haya sido ilustrativo.
    Suerte con todo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.