Asertividad: aprende a decir no.

¿Cuántas veces nos hemos dejado convencer por otros para hacer algo que no queremos? ¿Cuántas veces nuestros propios allegados nos manipulan para hacernos sentir culpables? ¿Cuántas veces, al volver de hacer alguna gestión, sentimos que nos han tomado el pelo?

Pues bien, hay un remedio para estas situaciones, se llama asertividad, nos ayuda a elevar nuestra autoestima y además es divertida.

La asertividad es una habilidad social que te permite pensar, actuar y hablar en función de lo que crees más apropiado para ti mismo. La asertividad es una forma de hacer que los demás respeten tus opiniones y decisiones, aunque sean erróneas, a la vez que respetas los derechos y puntos de vista ajenos.

Mosaico de la Bas�lica de San Marco en VeneciaLa persona asertiva decide tomar una postura intermedia entre la agresividad y la pasividad, no intenta manipular ni coaccionar a los demás, a la vez que no se deja manipular ni apabullar por otros.

Para ser asertivo hay que ser tolerante, aceptar los errores propios y ajenos, proponer soluciones factibles sin ira y frenar pacíficamente a las personas que te atacan verbalmente.

La asertividad tiene su base en un derecho fundamental del que emanan todos los demás derechos asertivos. Quizás al principio parece chocante (si eres pasivo) o te resulte demasiado obvio (si eres agresivo), pero te invito a leerlo despacio y reflexionar lo que dice, y las consecuencias que implica.

Derecho asertivo fundamental

Tenemos derecho a juzgar nuestro propio comportamiento, nuestros pensamientos y nuestras emociones, y a tomar la responsabilidada de su iniciación y de sus consecuencias.

¿Quiéres hacer algún comentario? En próximas entradas hablaré de los derechos asertivos y de las técnicas de asertividad, esta última es la parte realmente divertida.

3 comentarios en “Asertividad: aprende a decir no.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.